Por Dr. Chethan Sathya

(CNN) — Estados Unidos podría estar ganando la guerra contra el cigarrillo. Luego de décadas de anuncios de servicio público sobre los peligros de fumar, pocos adolescentes están fumando.

Pero si le preguntas a los jóvenes estadounidense sobre fumar tabaco por medio de un narguile, también llamado pipa de agua, hookah o shisha, es muy probable que no encuentres el mismo nivel de conciencia.

"He fumado narguile desde la universidad y te puedo decir que la mayoría de mis amigos piensan que es más seguro que los cigarrillos", dijo Bruce Kafil, un ávido fumador de narguile y el propietario de la sala de narguile Lotus en los Ángeles.

Un nuevo estudio publicado el lunes en el diario Pediatrics ha descubierto que alrededor del 18% estudiantes del último año de secundaria han probado el narguile.

Los investigadores utilizaron datos de las encuestas realizadas entre el 2010 y 2012 a 5.540 estudiantes de secundaria de todo el país. Descubrieron que los adolescentes de nivel socioeconómico más alto -los que tenían un ingreso semanal o cuyos padres eran bien educados- tenían mayores probabilidades de ser fumadores de narguile.

El narguile se originó en el Imperio Persa en el siglo XVI. Las pipas de agua queman carbón vegetal, que luego calienta el tabaco y produce humo. El humo es enfriado por burbujeo a través de una cámara llena de agua antes de ser inhalado.

Los fumadores de narguile tradicionalmente usan tabaco sin adición de aromatizante. Pero la mezcla de tabaco con sabores como manzana verde, coco y hasta goma de mascar es ahora el último grito. Los sabores llamativos ocultan la cruda naturaleza de tabaco de narguila y atraen a los fumadores más jóvenes, dice el Dr. Vinayak Prasad, asesor senior de la Iniciativa Librarse del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud.

Kafil dice que hay un factor "cool" al fumar narguile y el humo con olor a fruta hace que sea difícil imaginar las consecuencias peligrosas.

"No fumo cigarrillos porque no puedo soportar el horrible olor", dijo Kafil. "El humo del narguile es agradable. Incluso los padres de los estudiantes universitarios que fuman (en la sala de narguile Lotus) se sorprenden de lo bien que huele".

Los CDC dicen que la disminución en el consumo de cigarrillos está siendo compensado por otras formas de tabaco, incluido el narguile, cigarrillos electrónicos y productos de tabaco sin humo.

Entre el 2011 y 2012, el uso de narguile aumentó del 4,1% al 5,4% entre los estudiantes de secundaria, según los CDC. Incluso los estudiantes de la escuela intermedia se están uniendo; un informe de CDC del 2013 dice que el 1,3% de estudiantes de secundaria reportaron el uso reciente del narguile. Y los estudios muestran que un 40% de los estudiantes universitarios estadounidenses han probado la pipa de agua.

El narguile es una gran manera de socializar porque varios amigos pueden compartir una pipa para cuatro, dice Kafil.

"Cuando estaba en la universidad, fumar en los salones de narguile era una gran opción, ya que ninguno de mis amigos ni yo podíamos tomar en bares", dijo.

Pero los expertos dicen que el narguile puede ser tan peligroso como fumar cigarrillos. Quemar carbón y tabaco significa que el humo contiene altos niveles de metales, monóxido de carbono y sustancias químicas que causan cáncer, dice el Dr. Norman Edelman, asesor médico senior de la Asociación Americana del Pulmón.

Los usuarios de narguile podrían estar expuestos a concentraciones aún más altas de toxinas que los usuarios de cigarrillos – porque inhalan más profundamente, se hinchan con más frecuencia y tienden a fumar durante períodos más largos de tiempo, de acuerdo con los CDC. Una sesión típica de narguile dura una hora y consiste en 200 inhalaciones, mientras que un cigarrillo promedio solo requiere de 20 inhalaciones.

Los usuarios del narguile están expuestos a cantidades significativas de nicotina adictiva y toxinas causantes de cáncer después de una sola sesión de fumar, según un estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers, & Prevention en junio.

Ese estudio fue el primero de su tipo en medir los niveles de toxinas de la gente que fuma en los bares de narguile, en lugar de hacerlo en un ambiente artificial como un laboratorio, dice el Dr. Gideon St. Helen, autor principal del estudio e investigador del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la Universidad de California, San Francisco.

Los investigadores midieron los niveles de sustancias tóxicas en muestras de orina de los usuarios de narguile antes y después de haber fumado en los bares de narguile. El tiempo promedio para fumar un narguile fue de un poco más de una hora para la mayoría de los participantes.

"Hubo un aumento de 73 veces en los niveles de nicotina y un aumento sustancial de los compuestos causantes de cáncer en la orina inmediatamente después de fumar", dijo St. Helen.

En los Estados Unidos, los bares de narguile están floreciendo. En el 2007, tal vez 300 bares de narguile estaban en el negocio. Hoy, al buscar "bares de narguile" en Yelp, arrojará alrededor de 400 avisos en Los Ángeles, 500 en Nueva York, y hasta 17 en Louisville, Kentucky.

A pesar de la legislación antitabaco en más de 35 estados, los bares de narguile continúan prosperando debido a los resquicios y leyes que exentan o no abordan específicamente las pipas de agua, dice Thomas Carr, director de política nacional de la Asociación Americana del Pulmón.

Tres cuartas partes de las 100 principales ciudades de Estados Unidos tienen leyes que prohíben el consumo de cigarrillos en bares – pero casi el 90% tienen resquicios que hacen que sea fácil para las salas de narguile establecerse, de acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Public Health en septiembre del 2012.

Algunas áreas de los Estados Unidos, como San Francisco, han frenado la práctica. Alrededor de 73 municipios y algunos estados de todo el país han prohibido específicamente el narguile, dice Bronson Frick, director asociado de Americans for Nonsmoker's Rights.

La FDA también propuso nuevas normas en abril que permitan a la agencia regular la fabricación y comercialización del narguile y otros productos de tabaco.