Ucrania acusa a los rebeldes de saquear el lugar del accidente del avión

(CNN) -— Los rebeldes prorusos están saqueando los restos del avión de Malaysian Ailines accidentado el jueves, según han denunciado las autoridades de Ucrania. Joyas, tarjetas de crédito y dinero fueron robados del lugar en el que un avión de pasajeros cayó al este de la nación. Estados Unidos cree que un misil tierra-aire, posiblemente disparado por rebeldes pro-rusos fue el responsable de la muerte de las 298 personas que viajaban a bordo, de este vuelo que se dirigía desde Amsterdam a la capital de Malasia, Kuala Lumpur.

El gobierno de Kiev asegura que según varias informaciones recibidas en la zona, que no está acordonada y sobre la que no hay ningún control, varias personas se están llevando dinero y joyas de los muertos, e instó a los familiares de los que viajaban en el avión a que cancelen las tarjetas de crédito de las víctimas.

Sin embargo, un equipo de la CNN en la escena del accidente el sábado aseguró que no había visto ningún signo de saqueo por parte de los rebeldes o que hubiera nadie hurgando en los artículos en el lugar del accidente. Aunque sí es cierto que había visto rebeldes pro-rusos merodeando por la zona en la que el avión se estrelló.

Una organización internacional en la escena desde el viernes también confirmó que los cuerpos no parecen haber sido manipulados.

Sin embargo, los funcionarios del gobierno de Ucrania afirmaron el sábado que "los terroristas", como habitualmente se refieren al hablar de los rebeldes, se habían llevado 38 cuerpos del lugar a un depósito de cadáveres en la ciudad de Donetsk, un bastión rebelde.

El comunicado del gobierno también les acusó de "intentar llevarse restos de la aeronave de gran tamaño a Rusia".

Además, Ucrania hizo un llamamiento a la comunidad internacional para presionar a Moscú para que frene a los rebeldes: "Rusia está apoyando a los terroristas en sus intentos de destruir la evidencia de un crimen internacional".

Mientras que el gobierno de Ucrania señaló con el dedo a los rebeldes, los investigadores estaban intentado acceder al lugar en el que se encontraban los restos.

Investigadores de Malasia aterrizaron en Kiev el sábado para tratar de llegar al fondo de lo sucedido con el avión de pasajeros.

Pero no se sabe si lograrán llegar al lugar del accidente, controlado por los rebeldes al este de Ucrania, informó la agencia oficial de noticias de Malasia Bernama. El sábado intentaban negociar con los rebeldes prorusos el acceso al lugar de su equipo integrado 131 personas.

"Tenemos que recuperar los restos humanos"
El ministro de Transporte de Malasia Liow Tiong Lai insistió el sábado en Kuala Lumpur que Malasia debe tener acceso pleno y seguro al lugar del accidente, y que están "profundamente preocupados porque el lugar del accidente aún no ha sido acordonado y asegurado correctamente".Y añadió: "Hay indicios de que las evidencias fundamentales para investigación no se han mantenido en su lugar".

Advirtió de que la manipulación de la escena del accidente pone en riesgo una correcta investigación sobre lo sucedido. Además, pidió que los cuerpos fueran también tratados con el debido respeto.

El ministro dijo que él y otros altos funcionarios también viajará a Kiev para apoyar a las autoridades de Ucrania en su investigación.

"Desde que cayó el avión, los restos de 298 personas se encuentran al raso. Los ciudadanos procedían de 11 países, ninguno de ellos involucrado en el conflicto en el este de Ucrania, y no pueden ser enterrados allí", dijo. "Tenemos que recuperar los restos humanos tan rápido como podamos".

La lista completa de los pasajeros del vuelo derribado de Malaysian Airlines se dará a conocer hoy sábado, dijo.

Al menos 189 de los muertos procedían de Holanda y el 44 de Malasia, incluyendo 15 tripulantes del avión. Otros eran originarios de países como Australia, el Reino Unido, Alemania y Bélgica.

Sin control
Los observadores externos no son bienvenidos al lugar del accidente. El jueves, el día en que el avión voló en pedazos sobre Torez,permitieron el acceso a un equipo internacional de menos de 21 personas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Pero cuando el equipo de la OSCE accedió a los escombros el viernes, milicianos locales armados los recibieron con hostilidad y limitaron su acceso al sitio.

"No parecía haber nadie realmente al cargo", dijo el portavoz de la OSCE Michael Bociurkiw.

Hombres armados, al parecer militantes prorusos, vigilaban la zona, pero no pudieron responder a las preguntas de los trabajadores de la OSCE en el terreno.

Bociurkiw explicó que el grupo sólo permaneció unos 75 minutos y examinó el lugar a unos 200 metros de distancia antes de que les obligaran a marcharse. Pedazos del avión y cuerpos se extienden a lo largo de varios kilómetros.

El equipo se dirigía de nuevo al sitio sábado, dijo a través de Twitter, por lo que se espera que sea "una larga y productiva jornada de monitoreo objetivo e informes" en el lugar del accidente.

Preocupaciones de los Estados Unidos
Estados Unidos dice que un misil tierra-aire, posiblemente disparado por los militantes, fue el responsable de la caída del avión que volaba entre Ámsterdam y Kuala Lumpur. Ochenta de las víctimas eran niños, dijo la ONU.

La falta de acceso al lugar del accidente preocupa a los funcionarios estadounidenses, incluyendo a Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional para comunicaciones estratégicas, que twitteó: "Los monitores deben ser capaces de acceder al lugar del accidente de MH17. EE.UU. está profundamente preocupada por los informes de que los separatistas están impidiéndoles acceder".

Bociurkiw dijo que la investigación va a ser difícil debido a que el avión se estrelló en una zona de difícil acceso en zonas rurales sin electricidad.

"No creo que se haya manipulado en exceso la escena del crimen aún," dijo Bociurkiw. "Los cuerpos están todavía allí. Ellos no han sido manipulados. De hecho hablamos con algunos trabajadores de emergencias civiles. Ellos dijeron que su trabajo era sólo marcar el lugar donde están los cuerpos".

El FBI está enviando dos investigadores a trabajar en el caso, dijo un oficial de la ley de EE.UU., pero el gobierno de Ucrania se encargará de la investigación.