Por Faith Karimi

(CNN) — En medio del caos y el duelo, la política y las acusaciones, no estamos cerca de responder a algunas de las interrogantes clave sobre la caída del vuelo 17 de Malaysia Airlines. El accidente, en el que murieron las 298 personas que iban a bordo, ha hecho que la inestable región de Ucrania se vuelva un problema global.

Estas son las ocho preguntas a las que todavía no tenemos respuestas.

1. ¿Quién derribó el avión?

Eso solo se puede determinar por medio de una investigación completa. Sabemos que derribaron al vuelo MH17 con un misil tierra-aire en territorio ucraniano que está bajo control de los rebeldes pro-Rusia.

El gobierno ucraniano señala que tienen "pruebas poderosas" de que el misil se disparó desde una batería de procedencia rusa y que la operaban unos agentes rusos. Estados Unidos también culpó a los rebeldes a los que los rusos entrenaron.

"Tenemos un video en el que se ve un lanzamisiles moviéndose por una zona en particular allá, hacia Rusia, y tenía dentro al menos un misil", dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en la emisión dominical de programa State of the Union de CNN.

Lee: Obama a los rebeldes: ¿Qué tratan de esconder?

Sin embargo, Rusia negó estar involucrada. Los rebeldes también lo han negado y acusan a los ucranianos de derribar el avión… aunque no ofrecen pruebas.

2. ¿Por qué alguien tendría un avión de pasajeros en la mira?

Si es cierto que los rebeldes están detrás del ataque, tal vez confundieron al avión con una nave militar ucraniana. En los últimos meses, los rebeldes han usado misiles tierra-aire para derribar más de una docena de aviones, entre ellos dos aeronaves de transporte, según la embajada de Estados Unidos en Kiev.

Poco después del accidente, Igor Strelkov —autoproclamado ministro de Defensa de la República Popular de Donetsk— afirmó en los medios sociales que los rebeldes habían derribado un avión militar de transporte. Más tarde, cuando se descubrió que se trataba de un avión civil, se borraron esas publicaciones.

"Tiene las características de un error de identificación de una aeronave que tal vez creyeron que era ucraniana", dijo el senador estadounidense, John McCain, a la cadena estadounidense MSNBC.

3. ¿Por qué el avión volaba sobre una zona de guerra?

La mayoría de las aerolíneas siguen las reglas que imponen las autoridades nacionales de aviación civil y siguen la ruta más directa que esté disponible, señaló Mary Schiavo, exinspectora general del Departamento de Transporte de Estados Unidos.

El vuelo de Malaysia Airlines salió de Ámsterdam con destino a Kuala Lumpur. Voló sobre el este de Ucrania, ruta común para los vuelos internacionales.

La semana pasada, Eurocontrol —agencia responsable de la coordinación del espacio aéreo europeo— señaló que las autoridades ucranianas habían cerrado el espacio aéreo de la región por debajo los 32,000 pies (unos 9750 metros), pero estaba abierto a 33,000 pies (unos 10,000 metros), altitud a la que viajaba el vuelo 17.

"Hay que hacer muchas preguntas en muchos lugares distintos", dijo Miles O'Brien, analista de CNN sobre aviación civil. "¿Por qué las autoridades no cerraron ese espacio aéreo por completo? 32,000 pies es una cifra completamente arbitraria".

4. ¿Cuándo podrán entrar los investigadores internacionales al sitio del accidente?

Nadie lo sabe.

El lunes 21 de junio por la mañana terminó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU. Australia presentó una resolución en la que pedían una investigación internacional expedita.

"No hay duda de que por el momento, el sitio está bajo control de los rebeldes que cuentan con el respaldo de Rusia. En vista de que es casi un hecho que los rebeldes que cuentan con el respaldo de Rusia sean culpables del derribo de la aeronave, el que esa gente tenga el control del sitio es como dejar que los criminales controlen una escena del crimen", dijo el lunes el primer ministro de Australia, Tony Abbott.

Sin embargo, Rusia —que cuenta con poder de veto por ser miembro permanente del consejo— quiere una resolución modificada que deje a Ucrania fuera de cualquier investigación.

5. ¿En dónde están las 'cajas negras'?

Los rebeldes dicen que recuperaron algo, pero no están seguros de que se trate de las grabadoras de datos de vuelo y de voces en la cabina.

"Son unos objetos técnicos. No podemos saber con certeza si son lascajas negras", dijo a CNN el líder de los rebeldes, Alex Borodai.

Es crucial encontrar los dispositivos: brindarán claves esenciales sobre los últimos momentos del avión.

Tampoco se sabe qué ocurre con las cajas negras.

El gobierno ucraniano interceptó algunas comunicaciones en las que un líder rebelde dice que Moscú está muy interesado en las cajas negras y exhorta a sus seguidores a buscarlas urgentemente (CNN no puede dar fe de la autenticidad del material de audio).

6. ¿Ya se recuperaron los cadáveres de todas las víctimas?

No hay forma de saberlo.

Los rebeldes conservan la mayoría de los cuerpos en vagones de tren refrigerados a unos 16 kilómetros del sitio. Aunque los observadores internacionales confirmaron que vieron "docenas y docenas" de cuerpos en el tren, no hay forma de verificar la cantidad total.

7. ¿Qué pasará con los restos?

Eso también está sumergido en la política. Nadie sabe aún cuándo los identificarán o en dónde terminarán.

Alex Borodai (el líder rebelde) dice que preferiría entregar los restos a los familiares, pero hasta que los "expertos" los hayan examinado. Dice que teme que si entregan a Ucrania los restos, el gobierno los usará como prueba para culpar a sus combatientes de derribar el avión.

"Quiero los cuerpos", sollozaba Selena Fredriksz durante un homenaje en el aeropuerto internacional de Schipol, en Ámsterdam, el domingo 20 de julio. Su hijo Bryce, de 23 años, era uno de los pasajeros del avión. "Pueden quedarse con cualquier cosa, pero los cuerpos tienen que regresar. Tomen sus iPhones, su dinero, tomen todo".

8. ¿Cómo responderá Rusia?

Si tras la investigación se concluye que los rebeldes derribaron el avión con un misil que Rusia haya provisto o, peor aún, si lo derribaron los mismos rusos, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, tendrá dos opciones y ninguna está a su favor, dice el profesor Daniel Treisman.

Putin podría rechazar las conclusiones y defender a los rebeldes. Si lo hace, se arriesga a que la comunidad internacional lo margine. Occidente también podría aplicar sanciones económicas aún más estrictas, lo que bastaría para afectar su economía y llevarlos a la recesión.

Por otro lado, Putin podría cortar relaciones con los rebeldes. Pero eso también conlleva problemas.

"El incesante bombardeo de propaganda convenció a muchos rusos de que las tropas del régimen fascista en Kiev está masacrando a sus paisanos en Donetsk y Luhansk", dijo Treisman, quien da clases de Ciencias Políticas en la Universidad de California en Los Angeles y escribió el libro The Return: Russia's Journey from Gorbachev to Medvedev.

"Para Putin, ceder a la presión internacional y abandonar sus acusaciones anteriores parecería cobardía".