Por Alanna Petroff, CNNMoney

(CNNMoney) - El hermano menor de Kate Middleton, James, está acaparando la atención con su negocio de dulces. El joven imprime fotos de Instagram y Facebook en malvaviscos.

El emprendimiento británico llamado Boomf cobra 15 libras esterlinas (25 dólares) por una caja de nueva malvaviscos personalizados que pueden ser pedidos en internet y son enviados a cualquier parte del mundo.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Middleton le dijo a CNNMoney que expandirá el negocio a Estados Unidos para asegurar que las órdenes sean entregadas en un plazo de tres días. También planea abrir una tienda en Nueva York.

Todos los testimonios muestran que a los clientes les encanta comerse sus propias selfies, y un usuario en Twitter dice, exclamando: “¡SANTOS CHOCOLATES CALIENTES! ¡MI CARA ESTÁ EN UN MALVAVISCO!”.

La compañía recibió un capital de 1 millón de libras (1,7 millones de dólares) de Nick Jennis, fundador de la firma de tarjetas de regalo Moonpig y de otros emprendimientos digitales.

Boomf ha entregado más de 1,8 toneladas de malvaviscos en menos de un año y obtuvo 100.000 libras (168.000 dólares) en ventas en sus primeros tres meses.

¿La ventaja en imitar a Willy Wonka? Middleton hace “revisiones de continuidad”, probando cada uno de los lotes de malvaviscos antes de que salgan de la fábrica.

¿Pero el príncipe Jorge ya los probó? Middleton no quiere decirlo.