Por Matt Bell

(CNN) - Mira por donde pisas mientras subes estas escaleras, ya sea subiendo montañas en espiral, en pasadizos estrechos o en elevadísimas atracciones.

Todo está bien en el mundo cuando estamos mirando hacia abajo desde el techo de la Catedral de Milán. Esto, hasta que recuerdas las empinadas escaleras de mármol que te llevaron hasta ahí –y que son tu única vía de bajada.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Tanto las escaleras como los lugares a los que te llevan pueden dejar un gran impacto en tu memoria. Algunas son tan llamativas que pareciera que pertenecen a una pintura de M.C. Escher, mientras otras escaleras son completamente intimidantes, especialmente cuando se interponen entre tu persona y el sitio que deseas experimentar y por el que volaste atravesando la mitad del mundo.

En Perú, por ejemplo, los viajeros necesitan enfrentarse aproximadamente a 183 metros de rocas de granito resbaloso esculpidas en la ladera de la montaña, para llegar al Templo de la Luna en Machu Picchu. Y, en el Parque Nacional Yosemite, no te puedes sacar una selfie en la cima de "Half Dome" sin haber escalado una escalera de cables sobre la faz de la roca, de más de 122 metros.

Todo lo que se necesita parar que cualquier escalera antigua se vuelva traicionera es un paso en falso (solo pregúntale a Jennifer Lawrence), y aún así, algunas se destacan por ser especialmente tenebrosas.

Un grupo de escaleras en Hawái está tan precariamente colocado que ahora es ilegal escalar. En China hay una escalera que tiene requisito de edad.

Otras escaleras son intimidantes por más razones psicológicas, tales como los sonidos crujientes hechos por la escalera de madera más larga del mundo en Noruega o la fantasmagórica atmósfera de "La escalera hacia el infierno", parte de un complejo industrial abandonado en Japón.

Los viajeros con nervios de acero –y ansiosos por fanfarronear– andan detrás de estos escalones por lo que encuentran al final de ellos, ya sea un templo sagrado hindú o la cima de una catarata espectacular   No hay nada como la sensación de logro que te embarga una vez que has dado ese último paso. Sin peligro, eso es.

Las escaleras del templo Angkor Wat en Camboya  

En esta caja caliente súper húmeda de la historia budista, no existe vergüenza al inclinarte y quedar de manos y rodillas al piso o jalarte con las cuerdas provistas para escalar los escalones con casi 70 por ciento de inclinación, de los templos más altos de Angkor Wat.

Los guías dicen que los escalones fueron hechos tan empinados para recordarle a las personas que el cielo es algo difícil de alcanzar –a pesar de que puedas tener el mismo argumento respecto a la Tierra, a medida que tratas de no caer en tu camino hacia abajo.

El Verrückt, Ciudad de Kansas, Kansas  

Hace falta ser valiente solo para llegar al punto de partida del tobogán de agua más alto y rápido del mundo, inaugurado en julio de 2014. Para llegar a la cima, tienes que subir 264 escalones que serpentean la torre del tobogan en 25 curvas.

Cuando has llegado a la cumbre a 51 metros de altura –0,30 metros más alto que las cataratas del Niágara– date una palmadita y tomate un selfie. Después prepárate para la caída lineal de 15,24 metros del tobogán de agua, y la que puede alcanzar los 104,61 kph. La única alternativa es darse la vuelta y sufrir el camino de regreso de 17 pisos en esos asquerosos escalones.

La cascada Pailon del Diablo, Ecuador  

Al principio es encantador notar que las escaleras adyacentes a esta cascada fueron diseñadas para mezclarse con el paisaje tropical. Pero considera el nombre y los malvados trucos que las escaleras empinadas pueden jugarte.

Son hechas de guijarros suaves de gran tamaño que proveen un poco de tracción y cuando miras hacia abajo, se mezclan juntas, creando la ilusión óptica de una escalera de piedra. También son resbaladizas debido al constante rocío proveniente de la cascada y, aunque hay una baranda de metal para salvarte de cualquier caída –no cuentes mucho con eso– ya que esta muy empapado con gotitas de agua.

La ruta de cables para llegar al "Half Dome", California  

¿Qué hay entre tú y el pico más emblemático en Yosemite Valley?   Una caminata de 11.27 kilómetros (una vía), totalmente inclinada por el parque natural, y que culmina escalando a lo largo de la cara de la roca con una escalera de cable de más de 122 metros en forma vertical.

Si estás listo para el reto, consigue uno de los 300 permisos diarios disponibles y bastante difíciles de obtener, para visitar Half Dome entre el Memorial Day y mediados de octubre. (Consulta tu calzado y el pronóstico del tiempo; se ha comprobado que las condiciones lluviosas son fatales). Desde la cima, tendrás vistas panorámicas del Valle de Yosemite y High Sierra.

Escaleras Incas, Perú  

Ubicadas en Machu Picchu, son aproximadamente 183 metros de resbalosas rocas de granito cubiertas con nubes, que los incas tallaron hace más de 500 años en la ladera del Huayna Picchu (la montaña que aparece en las fotografías de todos los turistas) y las que te llevan hasta el raramente visitado Templo de la Luna –y a una espectacular vista de las ruinas.

El parque restringe la subida a los primeros 400 visitantes cada mañana, y ha añadido unas cadenas metálicas colocadas en las peores partes, así que agárrate porque de un lado hay una pared escarpada y húmeda y, en el otro lado, una caída directa hacia el río Urubamba.

Estatua de la Libertad, ciudad de Nueva York  

Si quieres contemplar la vista desde la corona de la Dama de la Libertad, revisa tu claustrofobia cuando estés a sus pies. El unico acceso a la plataforma es por medio de un estrecho camino, en una escalera de caracol de 146 escalones de doble hélice con solo 1,83 metros de altura –y lleno de turistas. No obstante, los soldados de verdad, hacen la escalada entera de 377 escalones desde el vestíbulo, el equivalente de escalar un edificio de 20 pisos.

Estos desafios fisicos vienen después de que has logrado otra hazaña: lograr obtener uno de los pases que te permiten la entrada a la corona. Tienen que estar reservados al menos con tres meses de anticipación, con nombre y fecha específica y se limitan a cuatro personas por cada reservación.

Escalera Florli, Noruega  

La Central Eléctrica Florli de Noruega es el punto de partida para las mejores caminatas alrededor del pueblo de Lysefjord–y sus escaleras te harán dar un grito ahogado por dos razones. Primero, hay 4.444 escalones que suben tambaleantemente 740 metros desde la parte inferior. Segundo, son las escaleras más largas del mundo, hechas por completo de madera, lo que significa que tendrás que estar prestando mucha atención a cada uno de los misteriosos crujidos que escuches.

Las escaleras del cielo del Monte Huashan, China  

No hay cuenta oficial de los peldaños tallados en esta montaña sagrada taoísta para esta prueba cardíaca con estrés. Quizás porque cualquiera que tenga la intención de conquistar esta vertiginosa pared con apariencia de tabla de lavar ha perdido la cuenta, distraído por la caída que te provoca vértigo y su amenaza de muerte.

Eventualmente, las empinadas "escaleras del cielo" se detienen, y el camino se convierte en la caminata horizontal más horrorosa del mundo –una pasarela de tres tablones que sólo cuenta con una cadena a la que puedes aferrarte, y alineada contra la pared de roca lisa. Cuando has terminado con eso, todavía hay otro juego de serpenteantes escaleras en la ladera de la montaña. Si logras llegar a la cima del Monte Huashan, descubrirás que el "cielo" es un remoto salón de té con una fantástica vista.

Observatorio Janssen, Mont Blanc, Francia  

Las gradas son cortas y agradables. No son apretujadas sino que vienen con verjas y no sufren de aglomeraciones. Lo que puede hacer que estas escaleras sean delicadas, es su ubicación en la cima de la montaña más alta de los Alpes, cuando están abiertas a los elementos –vientos huracanados y temperaturas heladas.

Cuevas de Batu, Malasia  

Uno de los sitios sagrados hindúes más importantes fuera de la India, son esta serie de templos-cuevas anidados dentro de un lado de la montaña, aproximadamente a 13 kilómetros de Kuala Lumpur. Lo que se destaca: lograr el ascenso de 272 escalones que te llevan a una altura de 101 metros sobre la roca hacia el templo-cueva principal.

No son solamente los escalones de piedra los que prueban tu osadía; son los escurridizos monos macacos. Ellos no les temen a las personas y seguro te roban cosas de tu bolsa. Así que, aun cuando es una buena idea escalar sin ningún alimento, tampoco te perjudica si oras antes de subir. Puedes hacerlo en el templo de Hanuman –el "mono noble"– que se encuentra al fondo a la izquierda desde la entrada, cerca de la cueva Ramayana.

Sagrada Familia, Barcelona  

Gaudí previó un dosel en el bosque cuando diseñó la terraza de esta iglesia católica romana, pero subir la escalera de caracol hasta sus torres se siente más como gatear sobre un juguete "slinky". No solamente se enrolla en lo alto, a lo largo de las paredes bastante cerradas, sino que tampoco tiene pasamanos que te ayuden a prevenir que salgas disparado sobre el borde regular mientras que vas subiendo o bajando con multitudes de personas.

Escaleras de Haiku, Oahu, Hawái  

¿En realidad las gradas pueden ser tan aterradoras que las hayan prohibido?   Respuesta: Sí. Las 3.922 desvencijadas gradas que te llevan a Koolau Mountain Range, a una distancia de 0.8 kilómetros de altura, representan tal riesgo, que, de hecho, es ilegal escalarlas. Incluso hay un guardia ubicado al pie de las escaleras que impide que subas.

Con el sobrenombre de la "autopista al cielo", éstas escaleras fueron construidas en 1942 por la marina de los Estados Unidos para instalar cables para comunicación. Después de la Segunda Guerra Mundial, se hicieron populares por los temerarios senderistas. Pero, para 1987, fueron cerradas al público por temas de seguridad, y permanecieron cerradas a pesar de un proyecto de renovación en el 2003.

Catedral de Milán, Milano  

Ninguna visita a Milano está completa sin haberte maravillado con la vista de la ciudad al norte de Italia desde el techo de esta famosa catedral que cuenta aproximadamente con 2.000 estatuas. Pero para poder tacharla en tu lista de cosas por hacer antes de morir, te ves obligado a serpentear subiendo y bajando unas empinadas y estrechas escaleras que penden de un asta y se mantienen atascadas con turistas.

Consejo: Camina directo a "La Rinascente", una tienda por departamentos al otro lado de la calle, que tiene un café en la terraza y te ofrece una perfecta vista de la catedral y del horizonte –sin necesidad de gradas.

Mira todas las escaleras más aterradoras del mundo