(CNN Español) - Las campañas para las elecciones generales en Brasil van llegando a su fin a medida que se acerca el día de los comicios, previstos para el domingo.

La presidenta Dilma Rousseff, que aspira a la reelección, hace campaña en el estado de Sao Paulo. Su principal rival, la ecologista Marina Silva, lo hace en el noreste del país.

En momentos en que se caldea el panorama electoral, este domingo se llevó a cabo un debate en el que los siete candidatos opositores atacaron a Rousseff, y ésta centró sus ataques a Silva.

Los opositores criticaron al gobierno por el escándalo de corrupción que involucra a la empresa Petrobras, la inseguridad, el descontrol de la inflación, entre otros. Por su parte, la presidenta Rousseff le pidió a Silva coherencia en sus actitudes y posiciones.

LEE: Marina Silva entra a la contienda presidencial en Brasil

El debate del domingo sirvió de alguna manera para sondear la preferencia de los votantes indecisos. Rousseff encabeza los sondeos de intención de voto frente a Silva y el socialdemócrata Aécio Neves.

Las encuestas indican que Rousseff ganaría la primera vuelta pero que no llegará a superar el 50 % de los votos, por lo que deberá disputar una segunda vuelta frente a Silva el 26 de octubre.

Rousseff, heredera de Lula da Silva, trata de presentar los éxitos de su partido —el de los Trabajadores—, que ha estado al frente del Gobierno durante 12 años.