Mira aquí toda la información sobre las elecciones en Brasil. Participa en tus redes con #BrasilVoto2014

(CNN Español) - A tres días de las elecciones presidenciales de Brasil, ya comienzan los cierres de campaña y esta noche hay un debate entre los candidatos: la ecologista Marina Silva, el socialdemócrata Aécio Neves y la presidenta Dilma Rousseff.

Uno de los asuntos que mantiene más preocupados a los brasileños es el tema de la economía, en tanto que las expectativas de crecimiento y de inflación del país no son muy alentadoras.

La economía brasileña viene dando síntomas de cansancio en los últimos años del Gobierno de Dilma Rousseff, pero ella misma se defiende señalando tres puntos: el consumo interno se mantiene, el real, la divisa brasileña, continúa estable y el desempleo sigue bajo mínimos.

Pero el Banco Central pronostica que la inflación quedará este año casi dos puntos arriba del techo marcado. El crecimiento económico también quedará por debajo del 1 %, confirmando que el motor económico de Latinoamérica esta funcionando al ralentí.

Brasil ha vivido unos años de explosión económica anclados principalmente, según los analistas, en la venta de materias primas y de un trepidante consumo interno motivado por el aumento de la renta y el acceso de millones de pobres a los bienes de consumo.

Las turbulencias en la economía china y el endeudamiento de muchos brasileños marcaron un cambio de ciclo que ahora esta en el centro del debate electoral.

El Banco Central sigue usando el grifo del crédito como forma de estimular el consumo y, por ende, el crecimiento. Una medida que parte de la sociedad comienza a criticar.

Ante este reto, la continuidad de Rousseff se enfrenta al golpe de timón que proponen Neves y la Silva, ambos más alineados con las leyes del libre mercado y de un menor intervencionismo estatal.

Con información de Francho Barón