Por Holly Yan y Gary Tuchman

(CNN) — Los funcionarios de salud no solo monitorean a las personas con las que tuvo contacto el paciente con ébola en Dallas mientras era contagioso y no estaba aislado, sino también a docenas de personas que subsecuentemente contactaron, dijo este jueves la vocera de Servicios Humanos y de Salud del condado Dallas, Erikka Neroes.

Las 4 personas que han estado en contacto con el paciente diagnosticado con el mal han sido puestas en cuarentena como medida de precaución y para facilitar su monitoreo por posibles síntomas, según explicó el comisionado de Salud del estado de Texas. Las autoridades sanitarias están en contacto con unas 100 personas que habrían estado cerca del paciente, identificado como Thomas Duncan, un ciudadano de Liberia que llegó a Estados Unidos de visita.

Según el jefe del aeropuerto de Liberia, Duncan respondió ‘no’ cuando se le pregunto si había cuidado a un paciente con ébola o si había tocado el cuerpo de alguien infectado.

Ochenta personas —los contactos del paciente— más las personas con las que ellos tuvieron contacto, son monitoreadas para ver si tienen ébola en el área de Dallas, dijo Neroes. En principio, el alcalde de Dallas, Mike Rawlings, dijo que los contactos directos del paciente sumaban 20.

Ninguno mostró síntomas y recibieron materiales educativos, dijo Neroes. Ninguno de los 80 está en cuarentena, dijo Neroes. Sin embargo, los funcionarios de salud del condado Dallas ordenaron a cuatro parientes cercanos del paciente, Thomas Eric Duncan, a que se quedaran en casa y no recibieran visitas al menos hasta el 19 de octubre.

El miedo y la frustración crecen 

El primer paciente diagnosticado con ébola de Estados Unidos está aislado, pero tres cosas todavía se propagan: miedo, frustración y la búsqueda de sus contactos.

Aunque Thomas Eric Duncan permanece en condición grave pero estable en un hospital de Dallas, algunos padres tienen miedo de llevar a sus hijos a las escuelas a las que asisten los hijos de su novia.

Otros están molestos con el hospital donde Duncan buscó cuidado primero, ya que lo envió a casa y aumentó la posibilidad de que pudiera infectar a otros por lo menos durante dos días más.

Mientras la búsqueda por aquellos con los que Duncan tuvo contacto continúa, aquí está lo último sobre cómo el caso afecta a otros:

'Simplemente tuve miedo’

Duncan estaba en Dallas visitando a su novia, dijo el líder de la comunidad de Liberia, Stanley Gaye. Entre esas personas que encontró: los cinco hijos de su novia, dijo Gaye.

El superintendente del Distrito Escolar Independiente de Dallas, Mike Miles, dijo que el paciente estuvo en contacto con cinco estudiantes que asisten a cuatro escuelas diferentes en el área. La Secundaria Sam Tasby es una de esas escuelas.

"Simplemente tuve miedo porque pensé que ese niño iba a esa escuela y probablemente tuvo contacto con él”, dijo Nellie Catalan, cuyo hijo asiste a esa secundaria.

"Sé que no (se propaga) por el aire, pero nunca sabes”.

Más de 3.500 estudiantes asisten a las cuatro escuelas. Cada uno será limpiado y desinfectado en los próximos días.

Pero la estudiante Denise Trujillo dijo que todavía está preocupada.

"No tengo ganas de ir a la escuela mañana”, dijo.

Aunque los cinco estudiantes que estuvieron cerca de Duncan están en casa y son monitoreados, sus escuelas permanecerán abiertas.

Pero además de “mucha precaución”, los funcionarios de salud estatales y del condado de Dallas ordenaron a cuatro parientes cercanos del paciente a quedarse en casa y no tener visitas hasta al menos el 19 de octubre.

"Esta orden nos da la capacidad de monitorear la situación en la forma más meticulosa”, dijo en un comunicado el comisionado de salud de Texas, el médico David Lakey.

'Empeora; rápido’

Debido a que los primeros síntomas de ébola pueden incluir dolor abdominal, fiebre y vómitos; dolencias que también se presentan con otras enfermedades, hay preocupaciones sobre cómo distinguir entre ébola y, digamos, influenza.

Pero la respuesta es bastante simple.

“El ébola tiende a progresar mucho más rápido”, dijo el corresponsal médico de CNN, Sanjay Gupta. “Empeora; rápido”.

Y una vez que empeora, el ébola puede provocar una serie de síntomas horribles; incluidos diarrea, moretones y sangrado inexplicables.

Pero el ébola es mucho más difícil de contraer que la influenza. El virus solo puede propagarse a través de fluidos corporales de personas que tienen síntomas activos de la enfermedad.

‘Lo arruinaron’

Cuatro días después de que llegara a Dallas proveniente de Liberia, el 24 de septiembre, Duncan comenzó a sentir síntomas. Ese día es significativo porque fue cuando comenzó a ser contagioso.

Lee: ¿Qué sigue tras el primer caso de ébola en EE.UU?

La siguiente noche fue al Hospital Presbiteriano de Salud de Texas en Dallas con una fiebre baja y dolor abdominal, dijo el hospital.

Duncan le dijo a una enfermera que estuvo en África.

Pero “lamentablemente, esa información no se comunicó completamente con todo el equipo”, dijo el médico Mark Lester, vicepresidente ejecutivo de Recursos de Salud de Texas.

Duncan fue enviado a casa con analgésicos y antibióticos; solo para regresar en una condición peor el 28 de septiembre. Allí fue cuando lo aislaron.

"Fue un error. Lo arruinaron”, dijo el médico Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo sobre la mala comunicación en el hospital.

"No quieres culparlos de todo a ellos, pero esperamos que esto nunca ocurra de nuevo (…) Los CDC (siglas en inglés de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) enfatizan vigorosamente la necesidad de un historial de viajes”.

Gupta dijo que este percance no tiene sentido.

"Una enfermera preguntó y respondió que estuvo en Liberia y esto no se transmitió a las personas que estaban a cargo de su cuidado”, dijo el corresponsal médico de CNN, Sanjay Gupta. “No hay excusa para esto”.

Y uno de los amigos de Duncan dijo que fue el mismo quien contactó a los CDC con preocupaciones de que el hospital no se apuraba lo suficiente después de su segunda visita.

Pero el hospital dijo que la condición del paciente “no garantizaba admisión” la semana pasada.

Buscando a otros

En los aproximadamente cuatro días en que era contagioso y no estaba aislado, Duncan tuvo contacto hasta con 20 personas, dijo el alcalde de Dallas, Mike Rawlings.

Esos contactos serán monitoreados por 21 días; la mayor cantidad de tiempo que tardan los síntomas de ébola en aparecer.

Si cualquiera de los contactos de Duncan muestran síntomas, será aislado.

Y hasta ahora, todo va bien.

Los paramédicos que transportaron a Duncan al hospital no han mostrado síntomas, dijo Rawlings.

Tampoco los hijos de su novia.

“Están bien. …Están increíble”, dijo Gaye, el líder de la comunidad de Liberia. “Todo lo que nos pide son nuestras oraciones”.

Pero si uno de estos contactos termina teniendo ébola, los procesos tediosos de rastreo y monitoreo de una red de contactos tendrían que comenzar de nuevo.

Gary Tuchman de CNN reportó desde Dallas, Holly Yan de CNN reportó y escribió desde Atlanta. Devon Sayers, Jennifer Bixler, Catherine E. Shoichet, Ashley Fantz, Jake Tapper, John Branch, Jason Morris y Greg Botelho de CNN contribuyeron con este reporte.