Por Katie Hunt, CNN

(CNN) – Estos alumnos obtendrían nota sobresaliente por ingenio, al menos.

Alrededor de 2.440 estudiantes chinos que tomaron el examen nacional fueron atrapados usando equipos de alta tecnología para hacer trampa que fácilmente se podrían ver en una película de espías.

Según medios estatales, los vigilantes detectaron señales de radio anormales que fueron usadas para transmitir respuestas en código a los candidatos, quienes usaron audífonos inalámbricos o “borradores electrónicos” en sus escritorios.

Más de 2.500 estudiantes tomaron el examen para convertirse en farmaceutas certificados en la ciudad de Xian, al noroeste del país, el 18 y 19 de octubre. El examen se llevó a cabo en siete lugares distintos.

Los organizadores de la trampa enviaron estudiantes falsos para tomar el examen, quienes se salieron rápidamente tras memorizar las respuestas. Luego transmitieron las respuestas correctas a los candidatos al certificado, quienes habían pagado 330 dólares por el servicio.

Jiang Xueqin, un consultor educativo de Beijing, dijo que el sistema educativo de China —que se enfoca principalmente en los exámenes— ha llevado a que haya una cultura de trampa.

“La mayoría de ejemplos no son tan flagrantes o marcados como este, pero la trampa es generalizada debido a que el enfoque es recibir la certificación, no las habilidades que se necesitan en el mercado laboral”.

Los centros de exámenes para la altamente competitiva prueba de ingreso universitario usan detectores de metal para restringir los dispositivos de trampa, y hay medidas de seguridad que suelen ser más severas que en los aeropuertos, dice Jiang.

Tampoco los padres desaprueban siempre ese tipo de engaños. En 2012, cuando las autirdades intentaron detener trampas en la ciudad de Zhongxiang en Hubei, estalló una revuelta con padres furiosos porque sus hijos fueron atrapados al hacer trampa.

Quienes son atrapados en el examen nacional no pueden tomarlo en los siguientes dos años, dijo Fangshuai, jefe del departamento provincial de exámenes.