Por Saeed Ahmed

(CNN) — La actriz Amanda Bynes dice que ha sido diagnosticada como bipolar y maníaca depresiva y está tomando medicamentos.

"Me diagnosticaron como bipolar y maníaca depresiva, por lo que estoy tomando medicamentos y estoy viendo a mi psicólogo y psiquiatra semanalmente así que estoy bien :D", tuiteó este martes temprano por la mañana.

La evolución de Amanda Bynes en fotos

En una serie de tuits, también dijo que tiene muchas opciones "en lo referente al trabajo" y criticó a los medios de comunicación, a los que acusó de mentir.

Entre las opciones está un acuerdo de grabación con Interscope Records, dijo.

El mes pasado, Bynes, de 28 años, fue ingresada a un hospital en Pasadena, California, en una retención psiquiátrica involuntaria.

Poco antes de eso, publicó varios tuits afirmando que su padre había abusado de ella verbal, física y sexualmente.

Sin embargo, poco tiempo después negó responsabilidad alguna por las acusaciones a través de un tuit: "Mi padre nunca hizo nada de eso. El microchip en mi cerebro me hizo decir esas cosas pero él es quien les ordenó que me colocaran un microchip".

Más tarde, en una audiencia sobre la tutela que se llevó a cabo, un juez dictaminó que sus padres tomarán el control de su dinero.

"Necesito obtener una orden de restricción contra Sam Lufti", tuiteó el martes en la mañana, al referirse a su representante.

También dijo que sus padres han limitado su disponibilidad de dinero en efectivo a 50 dólares diarios.

"Me dieron de alta por no estar gravemente alterada", tuiteó. "Pero me están cuidando y mis papás solo me dan 50 dólares diarios, y eso es realmente molesto".

Pero me están cuidando y mis papás solo me dan 50 dólares diarios, y eso es realmente molesto.

"Necesito conseguir un apartamento y mis padres no me dan acceso a mis fondos".

Esto fue lo que sucedió en el último capítulo de la historia de Bynes, conocida públicamente, de comportamiento extraño y varios cargos penales.

Bynes fue arrestada por conducir bajo los efectos del alcohol en Sherman Oaks, California en septiembre. El informe de su arresto señaló que tenía una "apariencia descuidada".

Bynes fue acusada de atropello con fuga en 2012, fue hospitalizada para que la trataran el año pasado luego de realizarle una evaluación psicológica, y fue puesta en un período de prueba luego de conducir bajo los efectos del alcohol anteriormente este año.

Y fue arrestada después de supuestamente lanzar una parafernalia de drogas de la ventana de su apartamento en Nueva York en mayo de 2013.

Los episodios más recientes de comportamiento extraño se dieron un año después de que sus padres le dijeran a CNN que su hija estaba teniendo "grandes avances hacia la recuperación" de una enfermedad mental.

Ella se inscribió en el Fashion Institute of Design and Merchandising en Los Ángeles a principios de 2014, pero dejó las clases en el verano.

La revista People informó en 2012 que Bynes trató de emanciparse mientras aún era menor de edad, aunque nunca se fue de su casa del todo.