Dallas (CNN Español) - Para Rogelio Peña, a las elecciones intermedias que se celebran este martes en Estados Unidos, les faltará brillo. Peña, quien vive con su familia en su suburbio de Dallas, dice que los intereses de los políticos han pesado más que las necesidades de la comunidad que los colocó en cargos públicos. "Los políticos pierden credibilidad porque no cumplen con lo que prometen", asegura.

De acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew, desde 2010 unos 3,9 millones de latinos más están habilitados para votar, acumulando una cifra nacional de 25,2 millones; es decir un 11 por ciento del total de los votantes que podrían participar en estas elecciones.

Según el Pew, los jóvenes latinos constituyen uno de los grupos con mayor potencial de participación en las elecciones de este 4 de noviembre, acumulando un 33 por ciento en el extracto de 18 a 29 años. La cantidad baja al 18 por ciento entre los jóvenes de origen anglosajón, un 25 por ciento en los negros y 21 por ciento entre los jóvenes de la comunidad asiática.

La participación de los jóvenes en Texas depende, en parte, de su postura frente a la decisión de la Corte Suprema que determinó que la ley de identificación de votantes del estado permanecerá vigente para las elecciones de noviembre, tal y como fue aprobada en 2011. Esto significa que todo votante, antes de recibir su boleta en la casilla a la que acuda a votar, deberá presentar un documento emitido por el estado, como una licencia de conducir, un pasaporte o la licencia para portar armas. La identificación debe, además, tener la fotografía del portador.

Para inmigrantes de origen latino como Hilda Ibarra, la implementación de la ley que algunos defienden como método para evitar posibles fraudes, va mas allá del control de las elecciones. Dice que la reglamentación desalentará la participación de los latinos. "Yo no estoy de acuerdo porque se supone que si tenemos la tarjeta de votantes es porque somos ciudadanos americanos", dice. De igual manera piensa Jesus Caballero Espinosa, quien dice que aunque estuviera en juego la presidencia de Estados Unidos no votaría.

En contraste, David Vigil Albor opina que aunque le pidan una identificación como requisito para entregarle su boleta para votar, el sí piensa votar, pues es la única forma en la que puede contribuir a que las cosas cambien, aunque sea poco a poco, a favor de los latinos.

Los centros de votación en Texas abrieron a las 7:00 am y cerraran a las 7:00 pm.​