(CNN Español) — Las protestas en la Ciudad de México por la desaparición de los 43 normalistas se agravaron el sábado con una manifestación en el Zócalo, donde algunas personas hicieron pintas y trataron de quemar una puerta de Palacio Nacional. Encapuchados derribaron las vallas de seguridad.

El domingo, las organizaciones civiles del movimiento #43×43 concluyeron su caravana de Iguala a Ciudad de México con un mitin en el que exigieron que se mantenga la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa y que se castigue a los responsables de su desaparición.

Entretanto, el gobierno federal anunció que presentará una "Comisión de Estado" que dictará los lineamientos para enfrentar la inseguridad en el país.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

En una puerta de Palacio Nacional algunos realizaron pintas. Escribieron el mensaje "vivos se los llevaron, vivos los queremos". Y a los costados fueron pintados algunos símbolos de anarquía.

Al menos 18 personas fueron detenidas este sábado por la noche durante la manifestación ciudadana, según informó la asociación civil Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos).

Manifestaciones en Chilpancingo

Personas encapuchadas dañaron este sábado instalaciones del Palacio de Gobierno de Guerrero en Chilpancingo, e incendiaron camionetas de empresas nacionales y transnacionales, una patrulla de la Policía Federal, así como al menos cinco vehículos particulares que estaban en el estacionamiento.

Raúl Milliani Sabido, titular de la Subsecretaría de Protección Civil estatal, confirmó que fueron 12 los vehículos incendiados.

Los encapuchados usaron los vehículos de las empresas, y una patrulla de la Policía Federal –con el número 15-732- para destrozar algunos accesos del portón del Palacio de Gobierno, en específico la parte trasera del edifico Acapulco.

El Palacio de Gobierno está integrado por siete edificios, de los cuales, según confirmó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Chilpancingo a CNNMéxico, el más dañado es el edificio Acapulco por la quiebra de sus ventanales, ya que las personas encapuchadas lanzaron piedras al edificio.