(CNN Español) - “Navidades Felices” es el nombre del plan con el que el gobierno de Venezuela fiscaliza los precios de algunos productos de cara al fin de año. Entre esos, la muñeca Barbie.

La rebaja del precio de la popular muñeca de plástico de Mattel ordenada por el Ejecutivo hizo que muchos se volcaran a las tiendas para comprarlas.

El precio de esa muñeca se redujo seis veces.

Según Andrés Eloy Méndez, superintendente nacional de Precios Justos, “chequeando facturas, chequeando inventarios, pudimos constatar que podemos venderlas a partir de mañana al pueblo caraqueño en 553 bolívares fuertes”.

El precio mínimo de la muñeca quedó en dos 2.50 dólares el pasado 31 de octubre y desde entonces cientos de personas hacen largas filas para adquirirla. Para algunos, incluso, ese precio es irreal.

Con el nuevo precio, el costo de una Barbie equivale en Venezuela a un menú grande en un establecimiento de comida rápida. En estados unidos, la Barbie más económica puede costar unos quince dólares.

Asó como ocurrió con Barbie y otros juguetes,  el gobierno impulsa el plan “Navidades Felices” para fiscalizar otras áreas, como alimentos, textiles, calzado o electrodomésticos y evitar la especulación.

El salario mínimo se ubica en unos 46 dólares calculado según el mercado paralelo, que impacta a gran parte de los productos y servicios.

Antes, comprar una Barbie básica equivalía a casi tres días de salario; ahora solo a una jornada laboral.