(HLN) - Viajar en los días festivos puede ser súper estresante, así que aquí tenemos unos cuantos consejos y trucos para facilitar las cosas.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Antes de que te vayas:  

  1. Asegúrate de cargar por completo la batería de tus dispositivos

Debes cargar la batería de las tabletas, computadoras, teléfonos inteligentes, lo que sea, cualquier cosa cuya batería pueda recargarse. Nada puede arruinar con más rapidez un día festivo que un retraso de tres horas debido a una tormenta de nieve, sin tomacorrientes disponibles. ¿Algo aún mejor?   Un cargador portátil. Hay excelentes versiones disponibles por 30 dólares que son portátiles, tienen conectores para todo tipo de dispositivos y te ofrecen horas de vida para tu batería.

  1. Toma un avión el mismo día festivo

Claro, todos queremos estar de vacaciones el mayor tiempo posible, pero tomar un avión el mismo día festivo es lo más recomendable. No solamente es más barato, sino que hay menos aglomeraciones y la gente tiende a ser muchísimo más amable. Alegría en las festividades: 1, Gruñón malhumorado: 0.

  1. Borra tu historial/cookies

¡Ya no existen secretos! Según Johnny Jet, las aerolíneas ahora pueden rastrear con cuánta frecuencia visitas sus sitios web y, de acuerdo a eso, ajustar sus precios. Al borrar tus cookies, te ves como un cliente completamente nuevo y lograrás ver los mejores precios disponibles.

  1. Haz tus maletas

Hay quienes lo aman y quienes lo odian... hacer maletas con frecuencia parece ser un mal necesario cuando viajas. ¿Cómo logras hacer que tu armario entero quepa en una minúscula caja de zapatos rodante?   Lamentablemente, no es posible hacerlo, pero existen unos cuantos trucos que te ayudan a optimizar el espacio y las funciones de tu maleta.

En primer lugar, comienza por enrollar tus prendas. Desde tus pantalones de lona hasta tus camisas, e incluso tus calcetines. Enrollar tu ropa la encoge hasta su tamaño más pequeño. Además, no deja espacio desperdiciado. Los tenis, por ejemplo, pueden ser grandes y usar mucho espacio, así que intenta poner tus calcetas y otras prendas íntimas dentro de ellos. Hablando de tenis, la próxima vez que estés en un hotel, agarra la gorra de baño y coloca tus zapatos adentro, son unos cobertores increíbles para cuidar del fondo de la maleta y mantienen limpio todo lo demás en ella.

Si no tienes un joyero, intenta poner tus aretes en los ojales de los botones, tus cadenas en pajillas y tus anillos en pastilleros; es menos probable que pierdas tus piezas más pequeñas y la pajilla ayudará a mantener tus cadenas desenredadas.

  1. Prepara tus refrigerios con anticipación

Esto es fácil en teoría pero no tan fácil en la práctica. Mucha gente cae en la trampa de los aeropuertos: decidirse por la comida rápida o por comprar bolsas de bocadillos lo suficientemente grandes como para alimentar a una familia pequeña, sin mencionar el alto precio que terminas pagando por ellos. Cuando empacas bocadillos en casa con anticipación, es mucho más fácil traer exactamente lo que deseas, ¡además de ocuparte de traer las porciones exactas y ahorrar dinero!   Es una situación en la que todos ganamos.

  1. Asegúrate de que tus maletas sean ligeras

Ahora que has dominado el arte de hacer las maletas poniendo en práctica el consejo número 5, puedes pasar al siguiente nivel: ¡que las maletas sean ligeras!   Esto en realidad es un arte. Decidir lo que realmente necesitas llevar es la parte más difícil. Una buena norma que puedes aplicar es hacer una lista de los días que estarás de viaje y lo que vas a hacer durante esos días. Al visualizar lo que implica el viaje que harás, tendrás una mejor idea de lo que necesitas. ¿Vas de vacaciones a Colorado a esquiar?   Probablemente no necesites ese vestido de cóctel con esos estupendos tacones. Si estás realmente atascado, échale un vistazo a la página onebag.com, un sitio que te dice qué empacar (y lo más importante... qué dejar en casa) para cada tipo de vacaciones.

Además, tendrás el beneficio adicional de que cuanto menos llevas en la maleta, más probabilidades tienes de que todo lo que llevas se ajuste al espacio de tu equipaje de mano, lo cual significa que no tendrás que pagar esa excesiva tarifa por la maleta ¡y que tendrás más dinero para tus vacaciones!

  1. Reserva tus viajes usando los puntos de tu tarjeta de crédito

Si vas a usar una tarjeta de crédito para pagar tu pasaje aéreo, hotel u otros gastos de viaje, trata de obtener una que te dé puntos por lo que gastas. Si vas a gastar, bien podrías estar ganando mas de algo mientras lo haces.

Para el camino:  

  1. Lleva un antifaz y tapones para los oídos

¡Es en serio! Lleva contigo un antifaz y tapones para los oídos para el avión. Los aviones tienen mucha iluminación y son extremadamente ruidosos, siempre hay una remota posibilidad de que tu compañero de asiento sea un inquieto bebé. Los tapones para oídos serán tu gracia salvadora y el antifaz te ayudará a escapar de lo demás. Claro que podría parecer un poco tonto, pero nadie se estará riendo cuando llegues a tu destino y hayas logrado descansar bien.

  1. Lleva calcetines para el avión

¡No te olvides de traer tus m*** calcetines en el m*** avión!   De alguna manera, ese guión lo interpretó mejor Samuel pero el consejo es real. Las temperaturas bajan muchísimo cuando estás a 9.144 metros (30.000 pies) de altura y, sin importar cuánto lo intenten, lograr el equilibrio perfecto entre calor y frío dentro de la cabina, no es fácil. Un par de calcetines, especialmente los más gruesos, te ayudarán a mantenerte abrigado y a gusto.

  1. Lleva una bufanda o una manta ligera

Junto con los calcetines, es una buena idea llevar una bufanda o una manta pequeña y ligera en tu equipaje de mano. Hoy en día es raro que las compañías aéreas tengan mantas disponibles para todos, pero con una bufanda lograrás tener una manta instantánea o una pañoleta para mantenerte abrigado. Además, siempre podrás enrollarla y usarla como almohada. Es como una oferta de 2 x 1.

  1. Lleva tu propio licor a bordo

Para todos aquellos que ya son mayores de edad y que disfrutan de una o dos bebidas para adultos durante el vuelo, siempre y cuando respetes las normas de la TSA, puedes llevar tus propias mini botellas de licor en el avión. ¡Atrás quedarán aquellos días de las costosas bebidas alcohólicas que te servían en pequeños vasos de plástico!

Para después del viaje:  

  1. Toma un día extra

Si es posible, regresa un día antes o toma un día extra al final de un viaje. Contar con un día en casa para lavar la ropa, limpiar y, en general, simplemente para regresar al ritmo de las cosas, algunas veces es (casi) mejor que las mismas vacaciones.