(CNN) - Darren Wilson, el policía que disparó y mató a un adolescente desarmado en agosto pasado, renunció al Departamento de Policía en Ferguson, Missouri, confirmó su abogado, Neil Bruntrager, a CNN este sábado por la noche.

La renuncia ocurre cinco días después de que un jurado investigador decidiera no imputar a Wilson por la muerte del joven de 18 años, Michael Brown.

La muerte de Brown desencadenó protestas en diversas partes de Estados Unidos y del mundo y el anuncio del lunes pasado de la no imputación al policía detonó otra ronda de manifestaciones que continuaron durante la semana y el fin de semana.

En una entrevista telefónica con el St. Louis Post-Dispatch, Wilson dijo que renunció luego de que el departamento de la policía le dijo que habían recibido amenazas de violencia si él continuaba como empleado.

“Renuncio por mi propia voluntad”, dijo. “No estoy dispuesto a que alguien más salga herido por mi culpa”, añadió y aceptó que su renuncia es “la cosa más difícil que ha tenido que hacer”, pues ser policía “es lo único que siempre quise hacer”.

Wilson, de 28 años, también mencionó en su carta de renuncia temores por su seguridad, según publicó el St. Louis Post-Dispatch.

Wilson ha sido miembro del Departamento de Policía de Ferguson por seis años y, desde el incidente, estaba de baja administrativa con goce de sueldo.

El abogado de Wilson dijo a CNN que su cliente se ha tenido que esconder desde los días posteriores al incidente en que murió el joven Brown, pues mientras cortaba el pasto de su jardín, recibió una llamada en la que le dijeron que su dirección ya circulaba en Internet.

“Tuvo que literalmente dejar el pasto a la mitad y esconderse porque había amenazas de muerte contra él”, dijo Bruntrager.

Además detalló que Wilson se ha mantenido “fuera del radar” moviéndose de casa en casa, incluyendo un periodo en el que vivió con uno de sus abogados.