(CNN) - Ubicado en el corazón del sudeste asiático, Singapur es uno de los países con mayor densidad de población del planeta.

Más de 5 millones de personas habitan esta bulliciosa ciudad-estado, con una superficie de solo 714 kilómetros cuadrados.

La aglomeración es tal que hay poco espacio para aprovechar la belleza natural de los alrededores.

Sin embargo, un promotor inmobiliario quiere apelar al turismo parar crear en el cercano archipiélago de Riau su "Funtasy Island", el centro turístico ecológico más grande del mundo.

El desarrollo de 240 millones de dólares, actualmente en construcción, abarcará un conjunto de seis islas que tienen una superficie de casi 3,3 millones de metros cuadrados.

Si bien el archipiélago se encuentra a solo 16 kilómetros de la costa de Singapur, la zona en realidad forma parte de Indonesia, que se encarga de su administración.

Aguas cristalinas, arrecifes de coral y miles de manglares forman un sensacional telón de fondo para puertos deportivos, villas, lujosos bungalows y hoteles.

Ya es un sitio impresionante pero "la propiedad es solo el principio", según Michael Yong, director administrativo de Funtasy Island.

Turismo ecológico

Parte del compromiso de los promotores al crear un parque ecológico sostenible es que aproximadamente el 70% de las islas se mantenga en su estado natural.

"Sin ese 70% de las atracciones naturales, nuestro desarrollo en la isla será igual que cualquier otro, o cualquier desarrollo de otra propiedad", continuó Yong.

Los senderos por la naturaleza y los recorridos de acuacultura permitirán a los visitantes disfrutar de la belleza natural de Riau, y con un breve viaje en bote a Singapur, podrán visitar atracciones populares como Universal Studios y Marina Bay Sands.

Sin embargo, ser ecológico también significa que los planes de desarrollo han tenido que ser estrictamente revisados y monitoreados.

Se han establecido límites para los futuros visitantes, se han reubicado edificios de donde se habían planificado originalmente y el número general de unidades se ha reducido.

Según Syarief Santoso, director de WOW Design Studio, las mejoras eran necesarias para mantener la autenticidad.

"Tiene que dar la sensación de que nos mezclamos con la naturaleza", explicó Santoso.

"No queremos cambiar eso, queremos incorporarnos a este ambiente y hacer todo equilibrado, todo sincronizado".

Propiedad extranjera

El costo promedio  de propiedad por metro cuadrado es de más o menos 5.000 dólares.

Si eso parece una ganga por una villa sobre el agua a escasa distancia de una playa de arena blanca, hay una razón.

De acuerdo a la ley de propiedad indonesia, los inversionistas extranjeros no pueden comprar su sección de paraíso aquí, sino solo alquilarlo según términos establecidos.

"En realidad estamos vendiendo el arrendamiento del edificio", explicó Yong. "Cada 25 años hacemos otra extensión de 20 años, y cada 20 años hacemos otra renovación".

Los promotores dicen que eso no disuade a los inversionistas.

Hasta ahora se han vendido más de 500 casas, en su mayoría a compradores de Singapur, Malasia y China.

En total, más de 1.200 villas vacacionales y apartamentos recibirán al millón de turistas que se espera cada año.

Se espera que los primeros huéspedes lleguen a fines de 2015.