(CNN) - Si estás pensando ir a Olive Garden por tercera vez esta semana, frénate ahora mismo y considera algunas alternativas más creativas.

Mejor visita uno de estos restaurantes extravagantes para disfrutar de experiencias gastronómicas únicas que ofrecen diversión, fantasía y... más.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.
Trailer Park Lounge, Nueva York

Si una bañera llena de botellas de cerveza y objetos relacionados con Elvis Presley y Dolly Parton no te hacen sentir como en un parque de caravanas en el Trailer Park Lounge, seguro que la caravana que tienen literalmente montada sobre una pared lo hará.

Cómete un sándwich "sloppy joe", un acompañamiento de Frito y papas con chili o una clásica hamburguesa Double-Wide antes de pedir un Moon Pie de postre.

Asegúrate de llevar tu cámara para captar la curiosa atmósfera de bar informal.

Sumérgete en el ambiente con una margarita gigante, la famosa "Jim Bob's I.Q." (una furtiva puñalada al patriarca de "19 Kids and Counting" de TLC), o una buena cerveza PBR.

Safe House, Milwaukee, Wisconsin

No importa si eres un convicto fugado o quieres jugar a que es espía por un día, la clandestinidad que envuelve al restaurante Safe House de Milwaukee es suficiente como para animar a cualquiera.

Después de las 8 p.m., los clientes necesitan una contraseña para confirmar que son amigos y no enemigos. Como dice la página web, "Pista... Control nunca rechazó a agentes en fuga por no saberse la contraseña".

Esta atmósfera de espías no solo es una experiencia en y por sí misma, sino que los clientes también pueden jugar blackjack y disfrutar de un intrigante show de magia mientras comen.

La gastronomía exclusiva incluye platos como el Sean Connery (bistec asado untado con mantequilla de hierbas) y el Soviet Defector o Desertor Soviético (estofado de costillas con cerveza).

Si llegas a obsesionarte con Safe House, puedes saltarte un nivel de seguridad y hacerte miembro del grupo Very Important Operatives, que ofrece descuentos y tu propio nombre en clave.

Dick's Last Resort, en varias ubicaciones de Estados Unidos

Muchos comensales se quejarían si sus meseros los insultaran. Esto no ocurre a Dick's Last Resort, donde el tema del restaurante es justamente ese: los meseros y demás empleados actúan a propósito como, bueno, patanes.

Los clientes se deleitan en el sarcasmo y la mala educación mientras son obligados a usar gorros de papel que dicen cosas como "Haremos bailes privados por 1 dólar" y "Yo me como los pequeños chocolates de la caja de arena".

Pocas bromas están fuera de límites mientras los meseros dirigen a los clientes a los baños falsos y les gritan comentarios groseros, como hacen los meseros entre ellos. Dick's tiene restaurantes por todo Estados Unidos, desde San Francisco hasta Orlando.

Como dice el sitio web, "Dick's Last Resort es conocido por sus meseros escandalosos, hoscos, y enérgicos que te sirven buena comida, bebidas frías y amplias porciones de sarcasmo".

No lleves a tu hijo de 4 años a uno de estos restaurantes, a menos que quieras que aprenda nuevo vocabulario.

Ninja New York, Nueva York

Decir que preparan sushi con un toque distinto se queda corto cuando se trata de describir esta experiencia de comida japonesa inspirada en los años 1800.

El oscuro restaurante de Nueva York es una "aldea ninja" parecida a un laberinto, con barras de hierro y paredes cubiertas de piedras. Los comensales caminan por estrechos corredores para llegar a su mesa y después de ordenar platillos de sushi fresco, comienza la diversión.

En cualquier momento, un elegante ninja puede saltar frente a ti desde un oscuro rincón, y asustarte con una serie de trucos de prestidigitación.

Asegúrate de ordenar un plato marcado con un símbolo de presentación especial para recibir tu comida con luces, fuego o complicados golpes de karate.

The Stinking Rose, San Francisco.

Consejo número 1 para salir en una cita: no ordenes nada que tenga ajo... a no ser que estés en Stinking Rose.

Este restaurante en torno al ajo sirve a sus ansiosos comensales más de 1.360 kilos de ajo al mes.

Y la diversión del ajo no se limita a la comida. La paredes del Stinking Rose están decoradas con personajes animados de ajo, y el restaurante esta lleno de objetos coleccionables con temática del ajo.

La trenza de ajo más grande del mundo serpentea todo el restaurante, lo que mantiene el fuerte olor en el aire mientras los comensales disfrutan de platillos cargados de ajo, como el Forty Clove Roasted Garlic Chicken y salmón en una salsa de limón y mantequilla de ajo con alcaparras.

Solo piensa, si tu cita resulta ser un vampiro, todo estará bajo control.

Ellen's Stardust Diner, Nueva York

Los fanáticos de los musicales de la década de 1950 y de la comida en general, por igual, acuden a esta experiencia gastronómica de Broadway única en su tipo.

Con el lema "la casa de los camareros que cantan", el restaurante entretiene a los comensales con interpretaciones de Broadway y canciones populares de nivel profesional.

Los platillos como el Dean Martin (espaguetis y albóndigas) y el Jerry Lee Lewis (un wrap de pollo frito estilo búfalo y queso Roquefort) hacen que se destaque el ambiente antiguo del restaurante.

Para completar la transición hacia otro mundo, pasan películas de la década de 1950 en televisores auténticos de 1956 marca Predicta.

Donny Dirk's Zombie Den, Minneapolis

Los espeluznantes zombis son los que reinan en este bar de Minneapolis, donde en una caja de cristal que guarda una motosierra puedes leer: "Rompe el vidrio en caso de un ataque de zombis".

El interior del laboratorio de este sombrío científico loco cuenta con mixologistas que preparan obras maestras como el tequila jalapeño de fresa, el bubblegum vodka o el gin con infusión de té Earl Grey, angostura de naranja y yema de huevo.

Los comensales pueden ver en las televisiones películas de zombis ensangrentados mientras se sientan en cabinas oscuras, y los empleados, que visten como zombis, deambulan por los alrededores, añadiéndole al ambiente una sensación espeluznante.

Como el propietario, Donny, le ha dicho a los clientes: "Lo siento, acabamos de recibir sesos frescos. ¿Puedo ofrecerle un Bloody Mary? Le pondré sangre extra".

Conflict Kitchen, Pittsburgh

Para una experiencia más noble y educativa, prueba Conflict Kitchen en Pittsbugh.

La gastronomía del restaurante cambia cada dos meses para servir comidas de algún lugar con el que Estados Unidos esté en conflicto.

A medida que cambian los platillos, también lo hacen los distintivos envoltorios que utilizan. Cada vez que presentan una nueva ubicación, imprimen envoltorios para la comida que muestran entrevistas con personas de ese lugar respecto a temas como el cuidado de la salud, el arte y la economía.

Las versiones anteriores del restaurante han servido comida iraní, cubana y norcoreana.

Actualmente, están presentando territorios palestinos, y el menú incluye platillos como el maftoul (un pollo con ajo y cuscús) y el tamar hindi (jugo de tamarindo refrigerado con agua de rosas).

The Duce, Phoenix

Esta bodega de 1928 al estilo de la Ley Seca ha sido acondicionada para que durante el día sea un cuadrilátero de boxeo y estudio de yoga, y que durante la noche sea parte restaurante y parte club de jazz.

Toma una clase de boxeo y luego disfruta del menú de desayuno-almuerzo que se sirve durante todo el día, antes de desplazarte sigilosamente hasta la farmacia y fuente de soda de Chicago en 1915 para pedir un delicioso postre cremoso.

Todo está hecho desde cero en "Duchess", el remolque Airstream de 1965. Elige entre los platillos del menú, que incluyen los empalagosos macarrones y los panecillos de queso, las tostadas a la francesa horneadas con nueces y canela o los sliders de salchichas de pollo marinadas con cerveza Pabst. O pídelos todos. No te vamos a juzgar.

Una hora de kickboxing seguramente merece comer todo el queso y helado que se te antoje.

The Exchange Bar and Grill, Nueva York

Este es uno de los pocos restaurantes donde el precio de tus bebidas cambia todos los días... ¡y tú eres quien lo controla!

En Exchange Bar and Grill, los precios de las bebidas alcohólicas fluctúan en incrementos de 25 centavos según la oferta y la demanda. Hay una teleimpresora al estilo del mercado de valores que muestra datos en tiempo real arriba del bar, para que puedas darle seguimiento a los cambios en los precios.

Cuantos menos clientes pidan una bebida específica, más disminuye el precio.

Aun cuando el bar completamente surtido es la principal atracción, los populares platillos como las Oreos fritas y los nachos fritos estilo waffle dejan a los clientes delirando.