(CNN Español) — El presidente de México finalmente viajó al estado de Guerrero, una visita que no pocos esperaban desde que se confirmó que 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa habían desaparecido en septiembre.

En Acapulco, Peña Nieto anunció una serie de programas de ayuda para los empresarios que sufren el impacto de los hechos violentos en las protestas derivadas de la desaparición de los estudiantes en Iguala.

"Quiero convocarles para que con su capacidad, con su compromiso con su estado, con su comunidad, con sus propias familias, hagamos realmente un esfuerzo colectivo para que vayamos hacia delante y podamos realmente superar este momento de dolor", dijo al inaugurar un puente en el municipio de Coyuca de Benítez.

Peña Nieto anunció el Plan Nuevo Guerrero, Estrategia Emergente para la Reactivación Económica, que incluye medidas inmediatas para favorecer el desarrollo de ese estado.

Las principales acciones son un decreto para que los habitantes de cinco municipios —Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Taxco y Zihuatanejo— tengan más tiempo para pagar sus impuestos, la creación de un fondo de apoyo para pequeñas empresas, un programa de empleo temporal y la reducción temporal en 50% de la cuota en la autopista México-Acapulco, con el objetivo de favorecer el flujo de turistas a la localidad en las vacaciones de diciembre y enero.

El mandatario aseguró que su gobierno está decidido a resolver este crimen deteniendo a todos los responsables, así como a promover cambios para evitar que hechos así se repitan y a apoyar el desarrollo de la entidad del sur mexicano.

"(Lo ocurrido) obliga a que el gobierno de la República venga aquí, dé la cara a los guerrerenses", dijo.  "(Estos hechos) lastiman a toda una sociedad que quiere vivir en paz, que quiere vivir en orden, que quiere vivir con tranquilidad", agregó.

La desaparición de los estudiantes ocurrió la noche del 26 de septiembre pasado, cuando fueron atacados por policías de Iguala. Posteriormente, estos agentes y otros de Cocula presuntamente los entregaron a un grupo criminal que asesinó a los jóvenes y quemó sus cuerpos, según el gobierno federal, que atribuye la autoría intelectual del crimen al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca.

Con información de CNNMéxico.com