(CNN) - El Santa Claus de centro comercial de California podría recibir algo de carbón en su calcetín este año.

La semana pasada, Santa Claus y un duende ayudante en The Shops en Mission Viejo en California, Estados Unidos, rechazaron a una niña de siete años con autismo y a su perro de servicio, un pit bull llamado Pup-Cake.

Según el diario Orange County Register, Abcde Santos, quien pronuncia su nombre como “ab-suh-dee” y Pup-Cake se formaron en la fila durante 30 minutos para reunirse con Santa Claus, pero éste se negó por miedo al pit bull de cinco años.

“Después de que la familia Santos ofreciera sacar al perro de la zona, Santa siguió negándose a ver a la niña”, dijo al diario Julie Miller, una amiga de la familia que dirige una página de Facebook dedicada a Pup-Cake y a los animales de servicio.

“El autismo está acompañado de muchas cuestiones sensoriales, incluidos comportamientos de autolesiones y sensaciones abrumadoras por luces, sonidos, especialmente cuando se está esperando”, según la página de Facebook del perro. “El trabajo del perro de servicio Pup-Cake es intervenir en esos momentos”.

La noticia del rechazo generó una campaña viral que, con la etiqueta #savePupcakesChristmas, llenó de comentarios la página de Facebook de The Shops en Mission Viejo.

El centro comercial publicó un comunicado en el que dijo compartir la preocupación por lo ocurrido. "No toleramos el comportamiento mostrado por Santa y trabajamos con nuestros socios en Noerr, la empresa que contrata nuestros Santas, para reemplazar a este Santa con uno que sea más compasivo con las necesidades de nuestros invitados”.

Posteriormente compartió una nota de Miller sobre cómo la administración de propiedades y el centro comercial se movieron con rapidez para corregir el problema del Santa Claus malo. El centro comercial añadió: “esperamos recibir de nuevo a la familia Santos y a Pup-Cake para una experiencia especial con Santa”.

Un representante de los Programas Noerr, que proporcionaron a Santa y al ayudante, dijo que ambos fueron transferidos y se les asignaron otras tareas.

“Durante 26 años, los Programas Noerr se han dedicado a compartir el corazón de Santa a través de la creación de experiencias mágicas de Navidad para todos los niños y sus familias”, dijo en un comunicado la CEO, Judy Noerr.

“Todo el equipo en Programas Noerr se disculpa sinceramente por cualquier angustia causada por esta situación y verdaderamente lamenta el incidente. Hemos contactado a la familia de la niña, en un esfuerzo por extender una visita privada con Santa con fotografías gratuitas de la niña y su perro de servicio”.

La familia Santos no quiso ser entrevistada. Miller declaró al diario que la familia está complacida con la decisión de reemplazar a Santa y espera que esto lleve a un mejor conocimiento.

“Quieren que las personas se eduquen no solo sobre el autismo o los pit bull, sino sobre las discapacidades para que niñas como Abcde no vayan a ver a Santa y terminen llorando”, dijo.