Por Sophia Saifi y Jethro Mullen

Islamabad, Pakistán (CNN) - Decenas de militantes murieron en todo Pakistán este viernes, dijeron las autoridades, días después de que los talibanes paquistaníes masacraron cerca de 150 personas en una escuela.

El ejército paquistaní afirmó que mató a 32 militantes en una emboscada mientras se movían hacia la frontera afgana en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa.

La declaración del ejército no especificó si alguno de los muertos era miembros del Talibán ni dice si la emboscada estaba vinculado al ataque mortal del martes por el grupo en una escuela en Peshawar, capital de Khyber Pakhtunkhwa.

Los militares afirmaron que la huida insurgente "dejó atrás cuerpos de sus cómplices" después del tiroteo. Tres miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes resultaron heridos, dijo.

CNN no pudo confirmar de forma independiente lo que ocurrió.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes también mataron a ocho militantes en la provincia suroccidental de Baluchistán, incluyendo un comandante talibán, durante un intenso tiroteo, dijo un oficial de inteligencia.

Las acciones militares siguen tras el terrible ataque de los talibanes esta semana a una academia del ejército en Peshawar que dejó 145 muertos, 132 de ellos niños.

La masacre en la escuela provocó una repulsión generalizada en todo Pakistán.
El primer ministro Nawaz Sharif respondió anunciando el fin de la moratoria sobre la pena de muerte en casos de terrorismo.

Los talibanes paquistaníes, conocido como el Tehreek-e-Taliban Pakistan, dijeron que atacaron la escuela que admite en su mayoría niños porque los estudiantes aspiraban a seguir las huellas paternas de soldados que persiguen militantes.

También dijeron que era una venganza por el asesinato de cientos de tribus inocentes y sus hijos durante una reciente ofensiva del ejército de Pakistán.