(CNN Español) - ISIS ha puesto a funcionar nuevamente su maquinaria propagandista para tratar de dejar claro que fueron ellos quienes derribaron la semana pasada a un avión de la coalición.

Para ello, el grupo extremista ha publicado la que asegura es una entrevista con el piloto jordano de la nave averiada, donde este reconoce que fue derribado por un misil.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Con esta pieza de propaganda, ISIS intenta zanjar la controversia alrededor de la caída del caza.

Jordania, el país al que pertenecía el avión, y Estados Unidos dicen que el aparato no fue derribado por fuego de la guerrilla extremista, sino que se precipitó a tierra por un desperfecto mecánico.

"La evidencia claramente indica que el Estados Islámico no derribó la aeronave, como lo asegura esa organización terrorista", dijo el Ejército de Estados Unidos en un comunicado.

El general Lloyd Austin dijo que EE.UU. "no tolerará que los intentos de ISIS de explotar un desafortunado choque de un avión para sus propios propósitos".

En la entrevista publicada en inglés en internet, también le preguntan al piloto si sabe lo que le pasará.

El hombre responde a su entrevistador que sabe que lo matarán.

LEE: "Diré que mi hijo es un invitado de ISIS, no un rehén": padre de piloto secuestrado

Jordania, un aliado de la coalición

La coalición internacional ha llevado a cabo ataques aéreos contra ISIS en Siria desde septiembre. En ese periodo, la coalición ha logrado muchas golpes exitosos que han dañado el grupo extremista.

Mientras que Estados Unidos ha estado a la cabeza de esta coalición, otros países ayudan militarmente.

Muchos países se han apuntado para luchar en Iraq, cuyo gobierno ha mostrado un frente activo contra ISIS. Pero en Siria ha sido un poco más complicado.

Funcionarios de Estados Unidos y otros países han apoyado a las fuerzas moderadas de Siria que tratan de derrocar al presidente Bachar al Asad, a pesar de que ambos están luchando contra ISIS.

Algunas naciones del Medio Oriente se han unido a Estados Unidos en la persecución de ISIS en Siria. Jordania —que limita con Siria, Iraq e Israel, y tiene un historial de trabajo con Washington— ha tenido un papel notable entre ellos.