Bogotá (CNN Español) - 'Miss Tanguita', un nombre quizás demasiado sugestivo para un concurso de belleza... teniendo en cuenta que las candidatas son niñas menores de 10 años.

Ocurrió en la calurosa población de Barbosa, Santander, en el centro de Colombia. Allí celebran anualmente a comienzos del año las festividades del Río Suárez. Lo hacen desde hace 25 años.

Pero en esta ocasión, el certamen 'Miss Tanguita' no pasó desapercibido, en parte por el impacto de redes sociales como Twitter y Facebook.

El pasado fin de semana comenzaron a circular por las redes un video en el que se veía a niñas menores de 10 años desfilando en traje de baño ante cientos de adultos.

Esto indignó a muchos internautas, en especial a Cristina Plazas, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, entidad encargada de velar por la garantía de los derechos de niños, niñas y adolescentes en el país.

Al enterarse de la celebración de 'Miss Tanguita', Plazas expresó su indignación en twitter:

En una conferencia de prensa ante medios locales, agregó que se vulneraron varios derechos. "Tener a unas niñas, en vestido de baño, en un evento, como les digo, donde hay mayores de edad, donde hay trago de por medio, pone inmediatamente en riesgo a nuestras niñas”, aseguró.

La alcaldesa de Barbosa, Rocío Galeano, organizadora del concurso, calificó de injustos los comentarios de la directora del ICBF y dijo a CNN que nunca se vulneraron los derechos de las menores porque se trataba de un concurso de belleza infantil de carácter cultural y tradicional.

“Yo misma acompañé a las niñas. Salimos desde la alcaldía, acompañadas con sus mamás. Había un camerino exclusivo para las niñas. Estuvieron siempre acompañadas por las mamás, con la comisaría de familia, con la psicóloga, con la policía de infancia y adolescencia y por donde pasaron las niñas, en la parte de la tarima, había un cordón de seguridad", dijo.

"La tarima era alta, no había manera de acceder a ellas para que las pudieran tocar. Los vestidos de baño nunca fueron vulgares. Yo misma los escogí los vestidos de baño”, agregó.

Para Plazas, las explicaciones de la alcaldesa no son suficientes e inició una investigación para establecer la responsabilidad de la alcaldesa, la de los padres y los patrocinadores privados del evento.

“¿Le parece lógico, organizar un evento en donde niñas de 5 a 10 años desfilan en vestido de baño frente a un público mayor, y sobre todo cuando hay trago de por medio? Señora alcaldesa, ¿qué nos pasa?”, preguntó Plazas públicamente a Galeano.

En su defensa, la alcaldesa tiene una carta en donde consta que el Instituto Regional de Bienestar Familiar autorizó el evento, al igual que los padres de familia de las 10 niñas participantes.

Plazas dice que desconocía esa autorización y por ello ordenó investigar también a la directora regional de su entidad que firmó la carta.

“Ahí están todos los requisitos: la autorización de los padres de familia, nosotros cumplimos con ese requisito, yo no obligué a ninguna niña, ni ningún padre de familia estaba obligado a participar en el concurso. Desde el mes de octubre los padres y las niñas fueron a preguntar para inscribirse en Miss Tanguita”, dijo la alcaldesa.

En esa apacible población se habla de poco más que de la polémica. Algunos de los padres de las niñas no entienden la magnitud del escándalo.

“Mi bebé tiene siete años y nos motivó que es un medio de distracción para ella. Además son eventos culturales en los que los papás estamos de acuerdo que las niñas ingresen a esos concursos. No le vemos problemas porque son actos culturales de más de 25 años”, afirmó Gloria Ortega, madre de una de las concursantes.

La polémica ha servido para poner en primer plano el debate sobre la necesidad de replantear los reinados infantiles. En Colombia, hay cerca de 120 concursos anuales de belleza en el Registro Nacional de Turismo. Muchos de ellos, como 'Miss Tanguita', involucran a niñas y adolescentes.