Cuba en el discurso del Estado de la Unión: el contraste de los invitados especiales

No te pierdas la cobertura completa de CNN en Español del discurso del Estado de la Unión este martes a las 8:30 p.m. ET

Por Patricia Ramos, CNN

(CNN Español) - La aguda confrontación política entre el presidente Barack Obama y la mayoría republicana en el congreso estadounidense se hará patente este martes.

En el centro de la tormenta politica: Cuba

Y la oportunidad de oro se da con el discurso sobre el Estado de la Unión del primer mandatario. En ese escenario, las palabras, los gestos y los invitados son, en el lenguaje de la política, un mensaje.

El ataque demócrata

En la esquina de Obama y los demócratas estará un símbolo de los primeros logros de la acción diplomática: Alan Gross. Se trata del contratista, acusado de espionaje en Cuba, que se convirtió en fuente de tensión entre ambos países.

Tras cinco años encarcelado en la isla, fue liberado a mediados de diciembre, cuando se anunció el fin de medio siglo de confrontaciones entre Washington y la Habana. A cambio, la administración Obama liberó a tres espías cubanos que cumplían sentencias en Estados Unidos. Los tres volaron hacia Cuba; fue una acción que le dio importante munición política a los republicanos de la cámara, presidida por John Boehner.

El contraataque republicano
Y en misma página del lenguaje de los mensajes de esta noche, los republicanos invitaron a: Jorge Luis García Pérez Antúnez,  un conocido disidente cubano, defensor de los derechos humanos. Pasó 17 años en la cárcel como prisionero político en la isla. Fue liberado en el 2007 y ha sentenciado que su lucha no cesará.

Y a su lado estará presente Yris Tamara Pérez Aguilera, su esposa, fundadora y actual líder del movimiento por los derechos civiles llamado Rosa Parks. Ella ha sido constante denunciante de la violación de los derechos humanos en Cuba.

Son los invitados que simbolizan una respuesta crítica por parte de los republicanos que alegan el fin de las tensiones entre Cuba y Estados Unidos a cambio de nada.

Es, entonces, una noche de contrastes, con vistosos invitados al Congreso.

Ambos partidos, una vez más, se muestran los dientes.