Por Tom Sweetman para CNN

(CNN) – Mientras el golf profesional se prepara para la temporada de 2015, los principiantes en la disciplina se encuentran un poco preocupados.

Ahora que se ofrece más dinero que nunca como premio a los jugadores –97 jugadores ganaron más de 1 millón de dólares en el PGA Tour de 2014–, además de jugosos acuerdos con patrocinadores, el golf puede estar tranquilo al saber que el futuro es brillante para aquellos que compiten a nivel profesional.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Sin embargo, al otro extremo del espectro, el deporte se encuentra en una encrucijada, ya que en los últimos años se ha registrado una importante disminución de su popularidad en Estados Unidos, el Reino Unido e Irlanda.

Considerando que el golf sigue perdiendo jugadores, las próximas medidas que se decidan tomar podrían ser cruciales para cambiar su suerte.

Tan solo en Estados Unidos, aproximadamente 400.000 personas dicen haber abandonado el deporte el año pasado, a pesar de que la Fundación Nacional de Golf (NGF, por sus siglas en inglés) afirma que "las cifras citadas no coinciden con los datos de la NGF y eso no es algo que reportamos o reportaríamos".

Los resultados de la NGF sí muestran que este deporte ha perdido cinco millones de jugadores en la última década y, de los 25 millones de jugadores de golf actuales, un 20% está a punto de dejarlo en los próximos años.

Para agravar esa deprimente estadística, el número de personas que recién se han iniciado en el juego en Estados Unidos se redujo en un 20% el año pasado, mientras que, según Sport England, la cantidad de jugadores entre 16 y 25 años que juegan regularmente se ha reducido casi a la mitad en Inglaterra entre el 2009-2010 y 2012-2013.

Ya sea que se trate del cierre de los campos de golf, la reducción de las ventas de mercancía o el desempleo, el golf está recibiendo duros golpes a nivel de principiantes por su incapacidad para atraer nuevos rostros y mantener a los jugadores de más de 18 años.

Bajo par

Pero, ¿por qué las cifras disminuyen y se hace necesario hacer un tipo de relanzamiento para rectificar este declive?

Como sucede con cualquier pasatiempo o 'hobby', el tiempo y el dinero son dos factores clave, tal como lo reconoce uno de los mejores jugadores de golf, Jack Nicklaus.

"Me gustaría participar en un juego que dure tres horas, me gustaría mucho participar en uno en el que pueda obtener muy rápidamente cierta gratificación razonable y que no me cueste un ojo de la cara", le dijo Nicklaus a CNN.

Las palabras del 18 veces campeón de 'Majors' reflejan el estado de ánimo del público en general, la mayor parte del cual todavía está luchando contra los efectos de la recesión económica y vive en un mundo que ofrece un número cada vez mayor de alternativas más baratas y que consumen mucho menos tiempo.

Para decirlo sin rodeos, el concepto tradicional del campo de 18 hoyos está luchando por encontrar su lugar en la era moderna.

Mientras tanto, los aspirantes a golfistas continúan acudiendo a otros medios para satisfacer sus necesidades, la generación más joven –el futuro de este deporte– tiene más distracciones que nunca en un mundo donde la tecnología tiene el dominio.

"Twitter, teléfonos celulares, videojuegos... estas son las actividades en las que los niños están involucrados", le dijo a el exgolfista y comentarista Brandel Chamblee a CNN.

"Mamá y papá están trabajando y los niños están jugando videojuegos. Eso no deja mucho tiempo libre ni gente que pueda llenar los campos de golf".

Y debido a problemas como estos, en el 2014 se cerraron más campos de golf que los que se inauguraron en Estados Unidos por octavo año consecutivo.

¿Hacerse de la vista gorda?

Sin embargo, a pesar de sus problemas, ya no se puede acusar al golf de conformarse y de estar atrapado en sus estilos, al menos se está estableciendo y se está haciendo notar.

Ben Sharpe, director ejecutivo del fabricante de equipos de golf TaylorMade, está dispuesto a hacerle frente al problema.

"Como industria no podemos hacernos de la vista gorda, tenemos que evolucionar y modernizarnos continuamente", dijo Sharpe a CNN.

"Lo que queremos hacer es lograr que los palos de golf lleguen a las manos de la gente y que golpeen las pelotas de golf".

También se ha formulado una variedad de nuevas ideas y alternativas innovadoras para el juego tradicional en los últimos años, en un intento por darle nuevo ímpetu al deporte.

Si vamos hoy a un campo de golf, fácilmente podrías ver agujeros de 38 centímetros en lugar de sus antepasados más pequeños; nunca habrías imaginado encontrarte con golfistas que patearan un balón de fútbol en lugar de golpear una pelota de golf con un palo.

"Una gran cantidad de personas ahora se involucra y gusta del FootGolf", dijo Mike O'Connor, presidente de la Federación Internacional de FootGolf, a CNN en abril. "Esto llama la atención de una gran número de personas porque requiere de un nivel bastante bajo de habilidad para poder jugar. Solo necesitas saber patear una pelota".

Dos disciplinas similares al FootGolf podrían ser Speedgolf y Golf Xtreme, mientras que el Hack Golf, una iniciativa colaborativa para mejorar el juego, es otro ejemplo de la innovación de la disciplina.

Pero, hay que decir, quizás más importante que esas alternativas que empiezan a tener algún impacto, es que el golf ahora empieza a comprender que necesita redefinir la forma de atraer nuevos talentos al deporte.

Muchos posibles jugadores podrían desalentarse incluso antes de haber tomado un palo de golf debido a la cantidad de tiempo que se necesita para recorrer un campo de golf completo. Sin embargo, los conocedores del golf están dispuestos a transmitir el mensaje de que el juego de 18 hoyos es solamente una faceta de un deporte multifacético.

"El significado del golf no se mide únicamente por el número de rondas que has jugado", dijo Pete Bevacqua, director ejecutivo de la PGA a CNN.

"¿Recibiste alguna clase de golf? ¿Fuiste a hacer golpes de práctica en un campo de prácticas? ¿Jugaste tres agujeros con tu esposa o tus hijos? Todas estas son experiencias de golf".

"Jugar 18 hoyos con tres amigos en un hermoso campo de golf es lo máximo, pero no siempre se puede hacer eso. Y preferimos ver que las personas tengan al menos una experiencia de golf para comenzar a jugar. Una vez que te interesa, la magia y el encanto del juego te mantendrán interesado".

Un enfoque 'más inteligente'

Este es el tipo de cambio de actitud que estaba detrás de la decisión de la PGA de cambiar el enfoque de su programa de la Junior League Golf. Deseaban cambiarlo por un enfoque en el que puedas disfrutar de la recreación y del juego con otras personas, en lugar de que represente una obsesión de una competencia sin cuartel.

"El golf es cada vez más inteligente y está tomando en cuenta los intereses de los niños, sin asumir que este deporte puede atraer a estos niños con sus intereses y atractivos tradicionales", dice Chamblee.

Rory Mcllroy, el número 1 del mundo del golf, está de acuerdo ya que recientemente solicitó que se adapte el juego para que atraiga a los niños.

Dado su estatus a nivel mundial, McIlroy se encuentra en una posición perfecta para influenciar positivamente a las futuras generaciones de jugadores, algo de lo que está más que consciente al haber asumido un papel de embajador con la Junior League Golf de la PGA.

"Has visto cómo los jugadores de golf emblemáticos han influenciado a las personas y algunas de ellas trascienden el juego del golf, lo cual es realmente lo que necesitamos", dice Sharpe de TaylorMade.

"Tuvimos una buena temporada con Tiger Woods durante las décadas de los años 1990 y 2000; Rory se encuentra en la posición de ser alguien más que pueda hacer eso".

Dado que McIlroy llevó su juego al siguiente nivel en el 2014 –ganando su tercer y cuarto 'Major' a la edad de tan solo 25 años– el golf parece estar listo para generar ganancias en 2015 mientras que el norirlandés intenta consolidar su lugar como la súper estrella principal de esta disciplina.

Este dominio solo puede ser bueno para el juego básico y los encargados de incrementar su popularidad no se sienten alarmados ya que tienen la suficiente confianza en el trabajo a realizarse.

"Somos realistas, como siempre sucede, existen desafíos y problemas", dice Bevacqua. "Son diferentes, pero el golf es resistente y si somos inteligentes, saldremos de esto; creo que la industria es inteligente".

Sharpe también sigue siendo optimista el futuro del golf, al señalar el crecimiento del juego a nivel mundial.

"Todavía existe una participación muy alta en todo el mundo y está creciendo en algunas partes", dice Sharpe. "Así que creo que debemos estar seguros en que el golf ocupará una buena posición en el futuro".