(CNN Español) - En Argentina se realizó el sepelio del fiscal Alberto Nisman en un cementerio judío en medio de los reclamos de justicia de muchos que se acercaron al lugar para despedirlo.

En la ceremonia, que estuvo marcada por un severo operativo de seguridad, leyeron dos cartas de las hijas y el poema de un fiscal. Su exesposa, Sandra Arroyo Salgado, dijo que para la familia Nisman no se suicidó.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Nisman apareció muerto el domingo 18, justo después de acusar a la presidenta Cristina Fernández y a varios de sus colaboradores de encubrir a los responsables del atentado de la mutual judía AMIA, ocurrido en 1994 y que causó 85 muertos.

Entre tanto, en Washington el senador republicano Marco Rubio —presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental— pidió al secretario de estado John Kerry que propicie una investigación independiente sobre las causas de muerte del fiscal.

Rubio instó a Kerry a que propicie una "investigación independiente y con asistencia internacional" sobre la muerte del fiscal.

El senador republicano manifestó su preocupación sobre la capacidad del gobierno argentino para llevar a cabo una investigación justa e imparcial.

Rubio también exhortó a que las investigaciones del fiscal Nisman sobre los atentados de la AMIA y las actividades iraníes en la región sigan sin obstáculos.