(CNN Español) - Los agentes de la policía de Estados Unidos deben decidir, en cuestión de segundos, si abren fuego en diferentes situaciones. Cualquier error podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Por eso, una academia de táctica y armas de fuego en Nueva York dirigida por expolicías de la ciudad ofrece entrenamiento para civiles y profesionales de la ley y cuenta con lo último en tecnología.

Cuenta con un simulador virtual de tiro y combate, que permite recrear y experimentar de primera mano las situaciones de alto riesgo y estrés que pueden enfrentar los policías.

El simulador además incluye un shock eléctrico que hace sentir el impacto de una bala en la piel.

Con la tensión que hay tras las muertes de ciudadanos negros a manos de policías blancos en varios puntos del país —como Michael Brown en Ferguson y Eric Garner en Nueva York— y el reciente asesinato de dos agentes neoyorquinos como respuesta a ellas, los exagentes que dirigen la academia piden que se piense en las dificultades de la profesión.

Y, sobre todo, piden comprensión del público.