Por Scott Zamost, Drew Griffin y Curt Devine, CNN

(CNN) - Una investigación de CNN encontró que la gran mayoría de los empleados de aeropuertos que tienen acceso directo a la pista de aterrizaje y a los aviones no pasan por ningún control diario de seguridad y solo dos de los principales aeropuertos del país cuentan con sistemas establecidos que requieren que todos los empleados con acceso seguro pasen por detectores de metales.

CNN tuvo acceso exclusivo a uno de ellos, el Aeropuerto Internacional de Miami, y en una tarde reciente, los empleados se alineaban en un puesto de control, donde pasan a través de un detector de metales, cuando se presentan a trabajar.

Ellos reunían sus pertenencias, pasaban sus credenciales por detectores y abrían una puerta del aeropuerto que conduce a la zona de la rampa con acceso restringido.

"Una de las mayores vulnerabilidades para este aeropuerto y probablemente para cualquier otro aeropuerto importante como el de Miami, es la amenaza interna", le dijo Lauren Stover, la directora de seguridad del aeropuerto, a CNN.

Entre una miríada de otras medidas de seguridad, Miami cuenta con cuatro puestos de control para la revisión de los empleados, cinco portones de acceso para vehículos de los que se encargan los trabajadores del aeropuerto, verificación al azar de antecedentes de los empleados y una clase obligatoria de concientización de seguridad para todos los empleados.

Según entrevistas con funcionarios de aviación, el único aeropuerto importante adicional que realiza revisiones completas de los empleados es el de Orlando, Florida.

No hay normas federales para empleados  

No existe un requisito federal que indique que los encargados del equipaje, mecánicos, equipos de limpieza y otros empleados con acceso a la pista de aterrizaje y a otras áreas seguras, tengan que ser revisados de la manera en que se hace con los pasajeros. Por lo general, están sujetos a una verificación de antecedentes penales y podrían ser examinados al azar, mientras están en el trabajo. Por el contrario, los que trabajan en las puertas, como los empleados de restaurantes, pasan por los controles de seguridad de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés).

Este es un tema que se discutirá el martes en una audiencia de un subcomité de Seguridad Nacional Interna y sigue un caso de alto perfil en Atlanta.

En diciembre, los agentes federales desintegraron una operación de contrabando de armas en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson y arrestaron a un encargado de equipaje de Delta y a un pasajero. El encargado de equipaje trajo las armas al trabajo, entró por la puerta del área y le dio las armas a un pasajero que ya había pasado por seguridad. Según la declaración jurada del arresto, el año pasado el pasajero transportó armas de Atlanta a Nueva York en unos 20 vuelos de Delta.

Atlanta, a diferencia de Miami y Orlando, no utiliza detectores de metales para revisar a los trabajadores que tienen acceso a zonas seguras. Un portavoz dijo a CNN: "Hemos ampliado las inspecciones aleatorias y aumentamos nuestra presencia policial".

Además, se espera que el director general del aeropuerto de Atlanta anuncie cambios de seguridad en la próxima audiencia, según una fuente familiarizada con su testimonio.

Delta se negó a discutir detalles, pero un portavoz dijo que "la seguridad siempre es la prioridad principal de Delta".

Empleados que trabajan 'detrás del aeropuerto'  

CNN se comunicó con 20 aeropuertos importantes a lo largo de Estados Unidos para preguntar acerca de los protocolos de seguridad para los así llamados empleados que trabajan "detrás del aeropuerto".

Un portavoz del Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma dijo que los empleados con acceso a las zonas restringidas no tienen que pasar por detectores de metales, pero que, efectivamente, portan credenciales verificadas por escáneres biométricos.

Representantes de otros aeropuertos, como el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, el Aeropuerto Internacional de Minneapolis-Saint Paul y el Aeropuerto Internacional McCarran en Las Vegas, dijeron que algunos empleados con acceso restringido pasan por detectores de metales y otros no lo hacen.

"No se requiere que todos los empleados pasen por detectores de metales" le dijeron a CNN la sargento Karla Ortiz junto con la Policía del Aeropuerto de Los Ángeles. "Hay varios estratos de seguridad establecidos y parte de ellos se encarga de capacitar a todos y enseñarles que todos somos responsables de garantizar la seguridad de nuestros aeropuertos".

Representantes de ocho aeropuertos le trasladaron a la TSA las preguntas de CNN acerca de las verificaciones de detectores de metales para empleados, y dicha agencia no proporcionó más información sobre el tema. El Aeropuerto Internacional Logan en Boston, el Aeropuerto Internacional de Filadelfia y el Aeropuerto Intercontinental George Bush en Houston no respondieron a las constantes solicitudes que CNN hizo en busca de comentarios.

Según Stover, incluso el estricto protocolo de seguridad de Miami podría ser vulnerable.

"No es 100 por ciento infalible, y sabemos que la gente va a aprovecharse de las vulnerabilidades que puedan encontrar", dijo. "No solamente buscamos actividades terroristas. Tenemos una amplia gama de amenazas".

El año pasado, el aeropuerto confiscó 209 credenciales de identificación de empleados debido a violaciones de seguridad. El aeropuerto tiene alrededor de 34.000 empleados con credenciales de identificación y 33.150 que tienen acceso a las áreas restringidas.

La policía del aeropuerto, los servicios de emergencia y agentes de seguridad federales son los únicos que no pasan por los puestos de control, dijo Stover. Miami comenzó a revisar a todos los empleados a través de los puestos de control después de una conspiración de contrabando de drogas en 1999 en la que fueron arrestados docenas de trabajadores de rampa y de alimentos. Un caso en 2007 de tráfico de armas de fuego y drogas en el aeropuerto de Orlando también los llevó a la revisión de todos los empleados.

Senador: 'Un enorme vacío jurídico'  

En respuesta a la investigación del contrabando de armas de fuego de Atlanta a Nueva York, el senador Charles Schumer, demócrata por Nueva York, le pidió a la TSA que exigiera que todos los empleados de aerolíneas y del aeropuerto se sometieran a inspecciones físicas cada vez que entren a las áreas seguras de los aeropuertos.

En una carta dirigida a Melvin Carraway, administrador en funciones de la TSA, Schumer se refirió a la falta de inspecciones físicas como un "enorme vacío jurídico en la seguridad del aeropuerto".

"Cuando es fácil llevar armas, drogas, e incluso explosivos a bordo de un avión, escondidos como una almohada de cuello, entonces tenemos que revisar y mejorar en serio –y de inmediato– nuestras prácticas de seguridad en los aeropuertos", dijo Schumer en enero.

En un comunicado, la TSA dijo que está "tomando estos incidentes recientes muy en serio y que ha tomado medidas inmediatas para mejorar la seguridad dentro del Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson en Atlanta y en otros aeropuertos importantes de Estados Unidos".

"Para abordar estas preocupaciones de manera específica, la TSA implementará o considerará implementar una serie de medidas, entre ellas pedir requisitos adicionales para la selección de empleados, llevar a cabo contramedidas aleatorias de seguridad adicionales en los puntos de acceso de los empleados e introducir patrullas de seguridad adicionales con equipos de la TSA formados por agentes de seguridad y profesionales de inspección".

"Además, la TSA ha creado un grupo de trabajo con representación de los socios de seguridad del aeropuerto para promover el desarrollo de planes a fin de mejorar la seguridad".

Según un informe de 2009 realizado por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, la TSA identificó a los trabajadores que tienen acceso a las áreas seguras de los aeropuertos como una de las mayores amenazas probables para la aviación.

El informe decía que los costos para la detección completa de los aeropuertos y los empleados de las aerolíneas podrían variar desde 5.700 millones de dólares hasta 14.900 millones de dólares para el primer año de implementación. El presupuesto completo de la TSA para 2015 es de 7.300 millones de dólares.

Wayne Black, un experto en seguridad con sede en Miami, le dijo a CNN: "En nuestro negocio tenemos el siguiente dicho: cuando la seguridad se circunscribe a un presupuesto, siempre fracasará".

"No tienes que ser un experto en seguridad... un niño de quinto grado primaria puede decirte que si estás inspeccionando en el extremo superior o en la entrada del aeropuerto, deberías estar revisando la parte trasera del aeropuerto", dijo.