Por Paula Hancocks y Jethro Mullen

Seúl, Corea del Sur (CNN) — Las autoridades informaron este martes que un tribunal militar surcoreano sentenció a muerte a un sargento por matar a cinco miembros de su unidad el año pasado.

En junio, el sargento, de apellido Lim, lanzó una granada y disparó a sus compañeros en una base ubicada en un área remota cerca de la frontera con Corea del Norte, la cual es una de las más fortificadas. Dos días después, rodeado por fuerzas militares, fue capturado después de dispararse a sí mismo en el hombro.

"Lim cometió un crimen tenaz y premeditado al matar incluso a colegas que no estaban armados en los cuarteles", dijo el juez del tribunal militar en el veredicto el martes, según la agencia de noticias surcoreana Yonhhap. "La pena capital es inevitable para un crimen tan horrible".

Los fiscales militares habían solicitado la pena de muerte para Lim por cargos de asesinato y deserción, informo Yonhap.

Una sentencia de muerte efectivamente es el equivalente a cadena perpetua sin libertad condicional en Corea del Sur, donde no se han llevado a cabo ejecuciones desde 1997. Alrededor de 60 convictos están en el corredor de la muerte en el país.

El caso de Lim será sometido a apelación en un tribunal militar superior, le dijo a CNN el vocero del ministerio de defensa, Kwon Ki-hyun.

El abogado defensor del soldado dijo que el tribunal ha ignorado muchos de los testimonios acerca de la intimidación que su cliente experimentó en los cuarteles, según Yonhap.

Lim estaba a tres meses de finalizar su servicio militar obligatorio cuando llevó a cabo el ataque en su unidad. Él había sido catalogado como un soldado que necesitaba atención especial, según el ministerio de defensa.

Paula Hancoks de CNN informó desde Seúl y Jethro Mullen escribió desde Hong Kong.