El derrocado presidente egipcio Hosni Mubarak saldrá de prisión. (STR/AFP/GettyImages)

(CNN) — El expresidente egipcio Hosni Mubarak podrá convertirse en un hombre libre este sábado, reportaron medios estatales.

La corte de apelaciones de Cairo mantuvo una sentencia de tres años contra Mubarak por cargos de corrupción, pero tomando en cuenta el tiempo que ya ha estado preso, le permitirán ir a casa.

Los dos hijos de Mubarak, Gamal y Alaa, también recibieron una reducción de sentencias por la corte y se ordenó que fueran liberados, reportó el periódico estatal Al Ahram.

Sin embargo la familia no saldrá completamente libre: la corte estableció una multa de varios millones de dólares para pagarle al gobierno egipcio por malversación.

Su esperada liberación marca el hecho más reciente en la saga de Mubarak, quien fue la fuerza dominante en Egipto durante casi tres décadas antes de que todo se viniera abajo en 2011. Fue entonces cuando fuerzas masivas y vibrantes tomaron la plaza Tahir en Cairo y el resto de Egipto.

Las fuerzas de seguridad egipcias reprimieron, pero los manifestantes no cedieron. En su lugar, crecieron en número en la mayor demostración de la Primavera Árabe, el movimiento de revoluciones populares que arrasó en el norte de África y Medio Oriente.

Eventualmente Mubarak cedió ante la presión y dimitió como presidente. Y en el proceso, se convirtió en un hombre aún más señalado.

La oficina del fiscal general egipcio anunció más tarde ese año que él y sus hijos, Gamal y Alaa, enfrentarían juicios por cargos relacionados con corrupción y el asesinato de manifestantes—iniciando una montaña rusa legal para los Mubarak.

En junio de 2012, el exmandatario fue encontrado culpable y sentenciado a una vida en prisión.

Pero obtuvo un nuevo juicio el año siguiente, uno que culminó en mayo de 2014 con una sentencia de tres años ligada a una condena por malversación. Sus dos hijos obtuvieron cuatro años de condena cada uno por el mismo cargo.

Mubarak fue liberado de los mismos cargos en noviembre de 2014, pero una corte ordenó en enero que lo volvieran a juzgar por el caso de malversación.