(CNN Español) – El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció que su secretario de Defensa, Pedro Morenés, se reunirá este domingo con sus homólogos de Francia y Alemania para analizar la situación tras el siniestro aéreo del Airbús A-400M.

Cuatro empleados de Airbús murieron por el desplome del avión militar, a menos de dos kilómetros del aeropuerto de Sevilla. Otros dos trabajadores de la compañía resultaron gravemente heridos. Todas las víctimas son de nacionalidad española.

La aeronave realizaba su primer vuelo

Los tripulantes llevaban a cabo maniobras de despegue y aterrizaje como parte de las pruebas a las que era sometida antes de ser entregada a la Fuerza Aérea de Turquía, informó la Televisión Española.

Airbús tiene una planta de ensamblaje del A-400M, en Sevilla. El aeropuerto de la ciudad andaluza fue cerrado mientras los bomberos trataban de apagar el incendio.

A través de la cuenta de Twitter de Airbús, su presidente ejecutivo, Thomas Enders, dio el pésame a las familias de los empleados fallecidos y dijo que apoyarán la investigación que ya iniciaron las autoridades.

Las dos principales fuerzas políticas del país, el Partido Popular y el PSOE, suspendieron todos los actos de la campaña electoral programados para el sábado, "en señal de condolencia por el accidente de avión que ha tenido lugar en Sevilla".

Sol y cielo despejado en el momento del siniestro

Las condiciones meteorológicas el sábado al mediodía, en Sevilla, eran características de un buen día de primavera: totalmente despejado, mucho sol, con una temperatura cercana a los 30 grados y viento ligero.

La visibilidad era plena. La nube negra que produjo el incendio del avión tras su caída en tierra, era visible desde casi cualquier lugar de la capital hispalense.