(CNN) – La primera tormenta tropical del Atlántico de año tocó tierra y se empezó a debilitar en las costas de Carolina del Sur. 

Ana entró este domingo justo al norte de Myrtle Beach, poco después de las 6 de la mañana con vientos máximos sostenidos de 72 kilómetros por hora, reportó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Horas antes, la tormenta tenía vientos de casi 100 kilómetros por hora.

Tras su contacto con el macizo continental, se espera que Ana se debilite todavía más, pero el peligro de la tormenta reside en las lluvias y las mareas que le acompañan.

Se pronostican precipitaciones de hasta 15 centímetros en algunos puntos del este de las Carolinas, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Debido a la marea alta, se pronosticaron oleadas de tormenta, lo que en combinación con la lluvia, podría causar inundaciones en zonas costeras, advirtió el Servicio Meteorológico.

Los bañistas deben tomar en serio a Ana, pues las altas corrientes de resaca podrían arrastrar a los nadadores en el mar.

Los vientos de tormenta se extienden a casi 200 kilómetros del centro de la tormenta, esa fuerza podría romper ramas de árboles, causar apagones y dañar techos, porches, toldos, marquesinas y cobertizos, dijeron meteorólogos en Wilmington, Carolina del Norte.

Se prevé que Ana gire hacia el norte, se dirija por la costa este de Estados Unidos y se siga debilitando.