(CNN) - Lucille, la legendaria guitarra de Riley B. King, está de luto y nunca volverá a sonar: el Rey del Blues falleció este jueves en Las Vegas, tras permanecer hospitalizado por deshidratación.

King será recordado por su trayectoria musical desde los años 40, con más de 50 discos y 15 premios Grammy. Además, influenció a toda una generación de músicos con ese “remedio”, la música, la que él mismo dijo que era bueno para cualquier enfermedad.

King, el hombre de la guitarra, nunca dejó de cantar. Hizo grandes colaboraciones con artistas como Eric Clapton, Buddy Guy, Mick Jagger, Jeff Beck y U2, entre otros, e incluso hizo historia en 1956 cuando en un sólo año hizo 342 presentaciones.

Hoy el mundo le dice adiós al genio del Blues, el artista más reconocido e influyente de este género, que hasta hace unos meses en Las Vegas deleitó a miles con su voz junto a su amada Lucille, su eterna compañera, su inseparable guitarra.