El obispo colombiano intervino en un foro sobre matrimonio igualitario y adopción de parejas del mismo sexo en Bogotá dando ejemplos de cómo Jesús actuó con sus discípulos. (Imagen: Conferencia Episcopal Colombiana)

(CNN Español) - "No sabemos si alguno de los discípulos (de Cristo) era 'mari***cito' o si Magdalena era lesbiana, pero parece que no porque bastantes pasaron por sus piernas".

Con estas palabras Monseñor Juan Vicente Córdoba, uno de los altos jerarcas de la Iglesia católica en Colombia, intervino en un foro sobre matrimonio igualitario y adopción de parejas del mismo sexo en Bogotá en el que quería dar un ejemplo de cómo la iglesia no juzga a las personas por su condición de homosexuales.

Las polémicas declaraciones del obispo han causado revuelo en ese país no sólo por las palabras que usó, sino también por el mensaje de moderación desde la Iglesia hacia esta comunidad, ante la cual dijo también que su orientación sexual no los hace pecadores.

“Nadie escogió ser homosexual o heterosexual. Sencillamente se siente, se ama, se experimenta, se atrae. Y ninguna atracción es mala”, dijo en el foro realizado en la Universidad de Los Andes en la capital colombiana.

En declaraciones para CNNEspanol.com, el obispo dijo que sus palabras fueron sacadas de contexto, ya que se se dirigía a un auditorio donde la mayoría de personas era homosexual y lo que quería era llevar un mensaje de respeto, explicándoles que “la iglesia no viene a juzgarlos ni a decirles que son malos”.

“Es mejor no decirlas (las palabras sobre los discípulos y María Magdalena), las retiro y pido disculpas si algún católico o no católico le hizo daño esa frase”, dijo Monseñor Córdoba.

Córdoba destacó que el foro se presentó como un "encuentro oficial y público" de un obispo colombiano con la comunidad LGBTI y que sus palabras fueron sacadas de contexto.

Además, el obispo publicó una nota aclaratoria en la que "la doctrina moral de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad que, aunque como mera inclinación sexual no constituye pecado, es justamente considerada como una tendencia 'objetivamente desordenada'" y que en el foro usó palabras coloquiales.

Córdoba señaló que se siente "satisfecho de haber cumplido este importante paso de acercamiento" con la comunidad LGBTI y que, espera "abra el camino para otros encuentros futuros".

Reacciones

La Conferencia Episcopal Colombiana dijo que las palabras de Córdoba "no han tenido la intención de controvertir o modificar la sólida e inamovible posición moral de la Iglesia".

Durante el foro, los representantes de la Conferencia Episcopal dijeron que estaban allí porque "sí es posible acercarse a quien piensa distinto para establecer un diálogo sincero y franco".

Por su parte, Colombia Diversa, una organización que aboga por los derechos de la comunidad LGBTI, dijo que las declaraciones demostraban que ​la Iglesia ha cambiado su tono con respecto a este tema, pero no su posición.

Mauricio Albarracín, director de esa organización, señaló que hay una contradicción en las declaraciones.

No al matrimonio ni a la adopción

Aunque el contundente mensaje del clérigo cayó en principio como un viraje de la Iglesia sobre históricas posturas de esa institución frente a la comunidad homosexual, lo cierto es que la posición sigue siendo la misma: no están de acuerdo con el matrimonio igualitario ni con la adopción de niños para parejas del mismo sexo.

“Seguimos predicando el matrimonio hombre-mujer y no entre dos hombres; no aceptamos la adopción de niños y sabemos que los actos homosexuales intrínsecamente tienen un desorden, pero porque nosotros afirmemos eso, no significa que los condenemos”, dijo el padre Córdoba a CNN.

Explicó el sacerdote que la figura de la adopción busca “reemplazar” lo que el menor ha perdido originalmente que es papá y mamá, que fueron los que lo engendraron.

“Los derechos de los niños están por encima de los adultos. No podemos obligar a un niño de dos años a tener dos papás o dos mamás”, sentenció Córdoba.

Largo camino

Colombia adelanta el debate sobre la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo y el matrimonio igualitario en medio de la polarización de quienes apoyan la medida y quienes la rechazan. Según la más reciente encuesta de la consultora Gallup, 62% de los colombianos está contra el matrimonio igualitario y el 73% contra la adopción igualitaria.

Mientras tanto el gobierno de ese país se ha mostrado a favor de legislar a favor de esta comunidad.

“Apoyamos a la comunidad LGTBI en su lucha por la igualdad y actuaremos en consecuencia. Somos conscientes de que esa igualdad pasa hoy por conseguir el matrimonio igualitario y la adopción igualitaria”, dijo el ministro del Interior colombiano Juan Fernando Cristo en referencia al avance de legislación a favor de los derechos la comunidad gay en Colombia.

Es mejor no decirlas, las retiro y pido disculpas si algún católico o no católico le hizo daño esa frase

Monseñor Juan Vicente Córdoba, exsecretario de la Conferencia Episcopal colombiana