La policía arremetió contra los manifestantes en la capital del país africano.

(CNN) - La policía leal al presidente Pierre Nkurunziza abrió fuego contra multitudes de manifestantes antigubernamentales en la capital de Burundi este viernes.

Los testigos informaron que los manifestantes habían levantado barricadas en la zona Musaga, y cuando los confrontó la policía empezaron los disparos.

La violencia interrumpió la calma que se había instalado en Bujumbura más temprano en el día después del anuncio de la detención de varios líderes del golpe.

Las fuerzas leales habían estado patrullando las calles y  habían desmantelado las barricadas establecidas por facciones militares anti-Nkurunziza, mientras que se establecieron fuertes medidas de seguridad afuera del palacio presidencial.

Los soldados leales parecen felices y relativamente relajado. Muchos aseguraron que "ahora hay seguridad en Burundi".

Muchas de las tiendas permanecen cerradas, pero ya hay vendedores en la calle y el tráfico peatonal es casi normal.

No hay señales de una alocución nacional presidencial por Nkurunziza, de quien se ha dicho que ya está de vuelta en el país, aunque no se le ha visto desde que se habló del posible golpe.