El líder de Podemos, Pablo Iglesias, festeja los resultados de la canditadura apoyada por su partido en Madrid (Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images).

(CNNEspanol)– El gobernante Partido Popular (PP), de centro-derecha, ganó este domingo las elecciones municipales en España en votos y concejales, pero previsiblemente perderá el poder en varias regiones e importantes ayuntamientos como Madrid.

Tanto la capital como Barcelona, la segunda ciudad del país, tendrán con toda probabilidad alcaldesas procedentes de partidos muy recientes, que nacieron del movimiento de los indignados.

El PP ganó los comicios locales con un 27,02% de apoyos, algo más de 10 puntos por debajo de lo obtenido hace cuatro años, seguido del PSOE (socialista), con el 25,02%, dos puntos y medio menos que los resultados de 2011.

Pese a que ambos partidos se mantienen en los dos primeros puestos, los españoles los han castigado, por la crisis económica y por varios casos de corrupción entre algunos de sus líderes, y han dado entrada a dos formaciones que serán claves en el tablero político español: Podemos y Ciudadanos.

El PP, que gobernaba con comodidad en la mayoría de las regiones y ayuntamientos españoles, ha sufrido un fuerte desgaste y previsiblemente perderá su cuota de poder, ya que la unión de formaciones de izquierda puede dejarle fuera de los gobiernos de varias regiones, así como en importantes ayuntamientos.

El caso más destacado es Madrid, donde el PP gobernaba desde 1991 y que previsiblemente perderá, para dar paso como alcaldesa a Manuela Carmena, una antigua jueza de 71 años que representa a Ahora Madrid, un movimiento surgido de los "indignados".

Lo mismo ocurre en Barcelona, donde se impone Ada Colau, una joven activista famosa por liderar la lucha contra los desahucios que han afectado a muchas familias a raíz de la crisis económica.

Ambos movimientos están apoyados por Podemos, que se creó a principios de 2014 y surgió de los movimientos sociales de protesta contra la austeridad económica y la política tradicional que, a su juicio, representan PP y PSOE. El partido no se presentó como tal en estas elecciones locales, sino que dio su apoyo a candidaturas de "unidad popular".

La unión de fuerzas como PSOE y Podemos también podría dar el poder a la izquierda en varias regiones, en las que hasta ahora el PP tenía mayoría absoluta.

El secretario de Organización del PP, Carlos Floriano, dijo que el país va en la buena dirección aunque quedan muchas cosas por hacer y subrayó los progresos económicos del gobierno del presidente Mariano Rajoy.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo que con la jornada del domingo su partido ha alcanzado al PP.

"Me queda claro que ha comenzado el principio del fin de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno español", aseveró Sánchez.

Lo mejor, según el líder del Partido Socialista, está por venir con la victoria del PSOE en las elecciones generales de finales de año.

El abstencionismo alcanzó el 35,07 por ciento de los casi 35 millones de electores que estaban convocados a las urnas.

Las elecciones locales tienen lugar a pocos meses de los comicios legislativos para renovar el Parlamento, gobernado por mayoría absoluta por el PP desde 2011.

Podemos y Ciudadanos celebran los resultados

"Hoy el mundo entero mira a Madrid, (...) teníamos una responsabilidad histórica", dijo anoche a sus simpatizantes Pablo Iglesias, el líder de Podemos.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, se mostró satisfecho porque que su organización "es ya la tercera fuerza política municipal de España".

"Esto, dijo Rivera, está cambiando".

Ciudadanos, que ideológicamente está más próximo al PP, podría pactar con este partido para conservar algunos ayuntamientos y regiones