El papa llega al estadio Kosovo de Sarajevo para oficiar una misa multitudinaria. (ANDREJ ISAKOVIC/AFP/Getty Images)

(CNN) – Francisco visitó Sarajevo, la capital de Bosnia-Herzegovina, ciudad que fue escenario de una guerra fratricida hace dos décadas.

Hasta ahí, el papa llevó un  mensaje de reconciliación.

La visita incluyó una reunión con la presidencia de Bosnia-Herzegovina, en el palacio presidencial, y una misa al aire libre, en un estadio, ante decenas de miles asistentes.

El papa fue recibido con vítores y aplausos mientras se movía entre la multitud en el "papamóvil" abierto por los lados.

Antes de la ceremonia masiva, en su discurso ante los líderes políticos del país de mayoría musulmana, Francisco reconoció el difícil viaje de su capital hacia la paz.

"Estoy muy contento de estar en esta ciudad que, a pesar de que ha sufrido tanto en los sangrientos conflictos del siglo pasado, una vez más se ha convertido en un lugar de diálogo y de convivencia pacífica", dijo el papa.

"Sarajevo y Bosnia y Herzegovina tienen un significado especial para Europa y para el mundo entero", agregó el líder de la iglesia católica.

Destacó la mezcla de grupos religiosos, étnicos y culturales distintos que han llevado a algunos a llamar a Sarajevo "La Jerusalén de Europa", diciendo que "representa una encrucijada de culturas, naciones y religiones, un estado que requiere la construcción de nuevos puentes,  además del mantenimiento y la restauración de los ya existentes".

Y dijo que los pasos para extender la paz y las buenas relaciones entre los croatas, serbios y bosnios, así como los musulmanes, hebreos y cristianos, tomó un significado más allá de las fronteras del país.

'Se percibe un clima de guerra'

Ante miles de asistentes a la misa papal, el pontífice dijo que el deseo de paz y el compromiso por construirla en el presente contrastan con el hecho de que en el mundo existen numerosos conflictos armados.

"Se percibe un clima de guerra", sostuvo el papa.

Y denunció que "hay quien este clima lo quiere crear y fomentar deliberadamente, en particular los que buscan la confrontación entre las distintas culturas y civilizaciones, y también cuantos especulan con las guerras para vender armas. Pero la guerra significa niños, mujeres y ancianos en campos de refugiados; significa desplazamientos forzados; significa casas, calles, fábricas destruidas; significa, sobre todo, vidas truncadas".

Fuertes medidas de seguridad

Durante la visita de Francisco, la seguridad fue estricta en Sarajevo. La presencia policial se intensificó antes de su llegada.

Varios caminos fueron cerrados y los coches fueron retirados de las calles a lo largo de la ruta que seguiría la caravana.

Las decenas de miles de personas que asistieron a la misa en el Estadio Kosovo tuvieron que pasar por un estricto control de seguridad que incluyó la revisión de bolsas y paquetes.

"Estoy muy contento de estar en esta ciudad que, a pesar de que ha sufrido tanto en los sangrientos conflictos del siglo pasado, una vez más se ha convertido en un lugar de diálogo y de convivencia pacífica"

Papa Francisco