(CNN Español)– El periodista Gustavo Castillo, de La Jornada, analizó en Aristegui la última información disponible, arrojada por peritajes, del caso Tlatlaya, un presunto enfrentamiento entre militares y civiles, en el que 22 de estos últimos resultaron muertos.

El 30 de junio de 2014, 22 personas fueron abatidas por integrantes del ejército en una bodega ubicada en el municipio de Tlatlaya, en el Estado de México.

El primer reporte de las autoridades dio cuenta de un enfrentamiento entre los militares y presuntos miembros de la delincuencia organizada, explicó Castillo. No obstante, versiones periodísticas posteriores y un nuevo peritaje desmontaron esta versión.

Los peritajes de la Procuraduría General de la República (PGR), que la Jornada obtuvo mediante una solicitud de acceso a la información pública, concluye que los militares dispararon a corta distancia a varias de las víctimas. Once de las 22 personas muertas fueron prácticamente fusiladas, según los peritajes, otras 5 murieron realizando maniobras instintivas de defensa.

Además, explicó el periodista, estos peritajes concluyen que hubo modificación del hecho delictivo, con el movimiento de los cuerpos y "probablemente de vehículos".

Según Castillo, en un primer peritaje elaborado por la procuraduría estatal del Estado de México, se estableció que no se alteró la escena. Según las averiguaciones de La Jornada, los peritos mexiquenses llegaron a la escena a las 14:30 horas del día siguiente, cuando el suceso tuvo lugar a las 5:30 de la madrugada.

"Tenemos inconsistencias en los peritajes, encontramos cosas que no se hicieron bien", dice Castillo.

El periodista explicó que entre otras cosas, el número de casquillos no se corresponde con el número de orificios en los cuerpos y en los vehículos. "Hay una diferencia de unos 112".

¿Cuándo se sabrá más sobre este caso?

Hay dos procesos en curso, explicó Castillo. Por un lado, el que tiene lugar en el ámbito de la justicia federal civil, que se refiere al delito de homicidio, en el que están culpadas tres personas de manera directa. Por otro lado, en el proceso en el ámbito militar hay ocho militares culpados, todos por violaciones a las reglas que rigen a las fuerzas militares.

La secretaría de la Defensa había reservado por 12 años la información de los hechos ocurridos en Tlatlaya. Sin embargo, el Pleno del Instituto Nacional de Transparencia resolvió esta semana reducir de 12 a2 años la reserva sobre la información del caso.