(CNN Español) – En Nueva York toda la atención está sobre un hombre y su caballo: Bob Baffert y American Pharoah.

 

Al Galope se reunió con Baffert el día antes del Belmont Stakes. Durante todo el desafío de la Triple Corona, Baffert ha tenido mucha confianza, y ahora lo único que se encuentra entre él y la grandeza es la pista de 2.400 metros y sus siete contrincantes.

¿Qué se siente estar en las puertas de la historia hípica pensando en ganar la Triple Corona después de 37 años?