Cada semana, CNN perfila a alguien que ha enfrentado un punto de inflexión dramático en su bienestar. ¿Tienes una historia para compartir? Visita CNN iReport para compartirla y podrías ser presentado aquí. Mira más historias como esta y comparte la tuya en CNN.com/TurningPoints

(CNN) – A los 15 años, el mundo de Tharon Drake se vio sumergido en la más completa oscuridad.

Todo comenzó después de una reunión de rutina de natación en febrero de 2008. Era tarde, alrededor de las 11 p.m. y Tharon comenzó a notar que su visión no estaba del todo bien. Él y su padre, Shawn Drake, dieron por sentado que era debido al agotamiento posterior a la práctica y se fueron a dormir.

Pero a la siguiente mañana, el papá de Tharon estaba preocupado. "Yo estaba en pánico. Algo definitivamente estaba mal", recuerda Shawn.

La visión de su hijo estaba oscurecida y borrosa, y Tharon apenas podía ver a unos cuantos pies frente a él, dijo Shawn.

La familia de Tharon inmediatamente buscó asistencia médica. Tharon no era ajeno a los doctores, pues había estado enfrentando graves episodios de amnesia unos cuantos meses antes, además de migrañas hemipléjicas, las cuales pueden ser tan insoportables que el dolor se extiende hasta las extremidades y otras partes del cuerpo.

Su diagnóstico era incierto. Los médicos atribuían la amnesia a un raro defecto de metilación, el cual hace referencia a problemas con el mecanismo natural de la expresión genética, pero no podían explicar la repentina ceguera.

Un médico supuso que era el resultado de un ataque viral, según el papá de Tharon.

El tratamiento inició con el objetivo de fortalecer el sistema inmunológico de Tharon. La amnesia comenzó a desaparecer, pero semana a semana, Tharon también perdía más y más su vista. Para junio de 2008, él se había quedado totalmente ciego, sin percepción alguna de luz.

Visión normal a los 14 años, ciego a los 15 años

"Fue difícil. Un año tenía el 100% de visión y al año siguiente yo estaba 100% ciego", dijo Tharon. Hasta el día de hoy, la causa de la ceguera de Tharon sigue siendo un misterio.

Pero perder la vista no se interpuso en el camino de la visión y el propósito de vida de Tharon. Como un nadador competitivo desde los 9 años, Tharon continuó obligándose a aceptar su situación a través de prácticas de natación diarias y con el ánimo que le daba su padre, quien ayudó a Tharon para que aprendiera a nadar de nuevo.

En la escuela secundaria, Tharon compitió contra nadadores videntes. Ahora, compite contra otros nadadores ciegos en su clase de natación paralímpica S11, lo cual indica "una pérdida completa o casi completa de la vista".

"Los padres no pueden permitir que su hijo se convierta en víctima", dijo el papá de Tharon. "Yo solía ser el que presionaba a Tharon. Ahora él es el que se presiona a sí mismo".

Tharon también se negó a que su ceguera se convirtiera en el centro de su vida. "Todo el mundo tiene una discapacidad. La mío resulta ser ceguera", dijo Tharon. "Pero no puedes permitir que tu discapacidad te limite. Es solamente parte de tu historia".

Tharon dijo que la ceguera fundamentalmente cambió la forma en que interactuaba con el mundo a su alrededor.

"Después de que perdí mi vista, no fue que mi audición mejorara, es que aprendí cómo prestarle atención a mis otros cuatro sentidos".

¿Cómo hacen los nadadores ciegos para navegar en una piscina?

Los nadadores ciegos compiten con la ayuda de un ayudante de virajes al que le llaman "tapper", quien usa una herramienta personalizada para darle golpecitos al nadador en la cabeza cuando está a punto de llegar a la pared al final del carril.

A todos los nadadores en la clase S11 también les exigen que usen gafas oscuras para igualar las condiciones, ya que algunos nadadores pueden tener percepción de la luz mientras que otros son totalmente ciegos.

Al principio, el tapper de Tharon usaba su bastón con un fideo flotador de foam para piscina atado en un extremo para recordarle a Tharon que diera la vuelta. Después de varios prototipos, un cambiador extensible de bombillas es el que hace el trabajo.

Tharon ha experimentado con varios dispositivos diferentes de tapping, uno de los cuales incluía una caña de pescar con mosca.

Para permanecer dentro de su carril, los nadadores ciegos se rozan contra la cuerda del carril y corrigen su brazada cuando sienten que se están desviando. Tharon dijo que tiene un nuevo plan para aumentar su velocidad de nado: nadar sin utilizar la cuerda del carril como guía. De hecho, el joven nadador dijo que ya se las ha arreglado para hacerlo en las últimas carreras.

En el horizonte

"Tharon es un mejor nadador ahora que es ciego que cuando era vidente", dijo su padre.

De hecho, los tiempos de Tharon en realidad mejoraron para cada una de sus brazadas después de que perdió la vista. Su padre lo atribuye a la naturaleza competitiva y el optimismo de Tharon.

"Es el chico más competitivo en la piscina. Pero una vez que está en la cubierta, él es el chico más amable que conocerás". Tharon cree que su exitoso regreso se debe a su familia, sus amigos, su novia y su fe en Dios.

Tharon Drake aspira a convertirse en el mejor nadador paralímpico del mundo.

En la actualidad, tiene el récord de Estados Unidos en 12 eventos de natación en su clase y ha clasificado para el Campeonato Mundial de Natación IPC (Comité Paralímpico Internacional) en Escocia.

Actualmente es el número 2 en el mundo en los 100 metros estilo pecho, pero espera obtener el primer lugar en julio, cuando compita contra Yang Bozun de China, el actual poseedor del récord mundial.

Tharon también tiene en la mira los Juegos Paralímpicos de Río 2016. Para calificar, tendrá que ganarse un lugar en el equipo a finales de este año... pero a diferencia de los Juegos Olímpicos, los cuales exigen atletas para colocarlos nacionalmente, los Juegos Paralímpicos se manejan a escala internacional.

"No llegué aquí solo", dijo Tharon, quien les lee libros a los niños en una escuela cercana para ciegos. Él también toca más de 10 instrumentos e inspira a otros como orador motivacional.

"Mi familia y amigos me animaron con su amor y apoyo. Si todos pudiéramos aprender a amarnos unos a otros de esta manera podríamos conquistar mucho más que la ceguera".