La cantante ofreció 14.5 millones de dólares por el convento ubicado en el centro de Los Ángeles (Crédito:Joshua Blanchard/Getty Images for EPIX)

(CNN) - La música de Katy Perry le ha ganado millones de admiradores en todo el mundo. Pero los encantos de la estrella del pop todavía no conquistan a un grupo clave: las monjas católicas de Los Ángeles.

Perry está interesada en comprar un antiguo convento católico en el vecindario de Los Feliz, cerca del centro de la ciudad. La propiedad, con piscina y una vista panorámica de las montañas San Gabriel, alguna vez fue hogar de las Hermanas del Inmaculado Corazón de María.

Ahora, hay una disputa entre las cinco monjas restantes y el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, sobre quién tiene el derecho de vender la propiedad y a quién.

Por lo menos dos de las hermanas restantes creen que la propiedad es suya, mientras que un comunicado de la arquidiócesis indica que la propiedad le fue confiada en 2005, de acuerdo con el diario Los Angeles Times.

Los documentos de la corte archivados por la arquidiócesis señalan que las hermanas "no tienen permitido vender la propiedad sin consentimiento previo del arzobispo".

Las monjas llegaron a un acuerdo formal el 20 de mayo para vender el convento a la restaurantera Dana Hollister por 15.5 millones de dólares (243’621.250 pesos, aproximadamente). Hollister planea convertir la propiedad en un hotel, restaurante y bar.

Pero la diócesis no aprobó la acción y parece interesada en venderle la propiedad a Perry por 14.5 millones de dólares (unos 227’903.750 pesos).

"Desafortunadamente, la arquidiócesis tuvo que tomar acciones civiles para protegerse de una acción no autorizada por la señorita Hollister, que fue tomada luego de que la transacción se aceptara en conjunto con las hermanas", dijo Mónica Valencia, directora de relaciones mediáticas de la arquidiócesis en un comunicado.

Mientras tanto, Hollister se mudó al convento, pese a que la corte le ordenó permitir a la arquidiócesis mostrar la propiedad a otros compradores interesados.

Perry no fue mencionada en los documentos de la corte, a pesar de que las monjas la identificaron frente a los reporteros como la otra persona interesada. La hermana Catherine Rose Holzman dijo a la estación local de la cadena CBS que Perry desea usar el convento como domicilio.

La intérprete de Firework tiene los fondos para hacerlo. Recientemente, Forbes nombró a Perry la celebridad mejor pagada de 2015, con un ingreso aproximado de 135 millones de dólares (2,121 millones 862,500 pesos, aproximadamente).

La arquidiócesis aprobó la oferta de Perry el 5 de junio, pero no pudo completar la transacción ya que la propiedad estaba bajo un proceso de venta.

Las razones por las cuales las monjas se oponen a que Perry adquiera el convento van más allá de su controversial Tiburón de la Izquierda. Una de las monjas buscó a la estrella en internet y lo que vio la dejó escandalizada.

"Encontré a Katy Perry y sus videos y... si se tiene que decir, no estaba feliz con los resultados", dijo la hermana Rita Callanan a Los Angeles Times.

Callanan dijo que la visita de Perry convenció a algunas monjas. La intérprete de Teenage Dream cantó música cristiana y se vistió conservadoramente. El abogado que representa la oficina de Gómez comentó que tres de las monjas autorizaron la venta del convento a Perry. Pero el abogado de las otras dos monjas dice que no sabían lo que firmaban en ese momento.

Perry no ha contestado las peticiones de comentario.