La entonces secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, revisa su PDA antes de partir en un avión militar C-17 desde Malta hacia Trípoli, Libia, en 2011 (AFP/Getty Images/Archivo).

(CNN) - La más reciente serie de correos electrónicos privados de Hillary Clinton que el Departamento de Estado dio a conocer por orden de la corte, no reveló ninguna prueba de culpabilidad sobre las controversias que giran en torno a Bengasi o su relación con Sidney Blumenthal. Pero sí mostró algunos detalles curiosos de la vida en el Departamento de Estado, incluyendo lo difícil que es operar una máquina de fax o estar al tanto de las reuniones del gabinete.

¿Reunión de gabinete?

En determinado momento, Clinton se entera de una reunión de gabinete por medio de la radio... de cierto modo.

"Me enteré por la radio que habrá una reunión de gabinete esta mañana. ¿Es así? ¿Puedo ir? Si no es así, ¿a quién le pediremos que vaya?", le preguntó a sus principales asesoras Huma Abedin y Lona Valmoro el 8 de junio de 2009.

Resulta que... solo se trataba de una reunión para las agencias que reciben fondos de estímulo.

"De hecho, en la reunión de hoy no estará el gabinete completo... se invitó a las agencias que reciben fondos de recuperación para que asistieran/participaran. Sin embargo, nos invitaron para que enviáramos a un representante, no estoy segura si enviaremos a alguien", respondió Valmoro.

"Tuiteos"

La jefe de gabinete de Clinton, Cheryl Mills, le envió un puñado de correos electrónicos a los funcionarios del Departamento de Estado el 2 de junio de 2009, muy preocupada por todos los "tuiteos".

"No estoy segura quien está tuiteando en el Departamento de Estado", escribió en el asunto del correo.

"Pero no deberíamos estar tuiteando en nombre de la Secretaria ya que ella no es la persona que realmente está tuiteando. Existe una referencia en la revista Newsweek en relación a sus tuits y dice: El estilo de Hillary Clinton: información irónica y cuenta con 4.788 seguidores", continuó Mills. "¿Pueden informarnos quién está tuiteando en su nombre y cómo podemos abordarlo?"

Alec Ross, apodado como el "gurú de la tecnología" de Clinton en el Departamento de Estado, respondió en relación a eso.

"No creo que estén tuiteando en nombre de la Secretaria. Los tuits son de DipNote, el blog del Departamento de Estado", escribió. "En ocasiones se citará a la Secretaria, pero los tuits no deben publicarse en su nombre".

Cómo usar un fax

En un intercambio de correos el 23 de diciembre de 2009, Clinton y Abedin luchan por lograr recibir varios faxes "seguros".

El asunto del correo electrónico de Abedin era: "podrías colgar la línea de fax, te llamarán de nuevo e intentarán enviarlo por fax".

"¿Pensé que debería estar descolgado para que funcione?", respondió Clinton.

Abedin le pidió a Clinton que lo colgara una vez más, para que ellos "pudieran reestablecer la comunicación".

"Así lo hice", dijo Clinton.

Abedin respondió: "Solo levanta el teléfono y cuélgalo. Y déjalo colgado".

"Ya lo hice dos veces", dijo Clinton.

Recuerda tus calcetines

En un intercambio de correos en septiembre del 2009, Clinton le dice al expresidente del Centro para el Progreso Estadounidense y actual presidente de la campaña presidencial 2016 de Hillary Clinton, que ella está ocupada en una llamada y tendrá que llamarlo en la mañana.

"Estoy en una llamada interminable sobre la ONU. ¿Te puedo llamar mañana temprano? ¿No es demasiado temprano entre las 6:30 y 8:00 de la mañana? Por favor, usa calcetines para dormir para que tus pies permanezcan calientes".

Nixon/Kissinger

En diciembre del 2009, Clinton le envió un correo electrónico a su asesor de hace mucho tiempo, Philippe Reines, en relación a una entrevista con el exsecretario de Estado, Henry Kissinger, quien desempeñó el cargo durante la presidencia de Richard Nixon.

"Al pensar en la entrevista de Kissinger, el único problema que creo que podría surgir es que yo veo a POTUS al menos una vez a la semana, mientras que K veía a Nixon todos los días. Por supuesto, si estuviera lidiando con ese POTUS, posiblemente acamparía en su oficina para evitar que él hiciera algo problemático. ¿Consideras que eso sea un problema?"

No aparece ninguna respuesta de Reines.

"Santa"

En un correo electrónico críptico dirigido a Abedin el 6 de julio de 2009, Clinton simplemente escribe: "Veré a Santa a las 8:30, así que no saldré sino hasta casi las 9:30. ¿No hay problema?"

Se desconoce quién es Santa.

Oprah

En agosto de 2009, Clinton y sus asesores debatieron la logística de una entrevista para Oprah.

"¿Quién me va a entrevistar?", preguntó Clinton. (Fue Lisa Ling).

Mientras que tratan de encontrar el momento más oportuno, queda claro que la disponibilidad de Clinton es limitada debido a unas vacaciones planificadas a Los Hamptons.

"No se podrá la próxima semana. Por eso le pedí a Cheryl que hablara con usted porque eso interrumpiría sus vacaciones y no estaba dispuesta a hacer eso", escribió Abedin.

"Si el equipo de Oprah quiere venir aquí y uno de nuestros amigos está dispuesto a dejarnos usar su casa aquí este lunes, yo lo haría", dijo Clinton en algún momento.

Abedin pudo establecer la hora y ambas pudieron programar la entrevista en la casa que alguien tenía en Hampton, aunque el nombre lo eliminaron.

"Oprah podrá hacerlo el lunes en Los Hamptons. Puede usar la casa de (xxx). Está cerca y cuenta con buenos espacios que se pueden utilizar", dijo Abedin.

Bill Clinton ayuda con las ediciones

Resulta que su esposo y expresidente Bill Clinton la ayuda con sus discursos. Al hablar sobre las ediciones de un próximo discurso con la asesora Cheryl Mills el 12 de julio de 2009, Clinton escribió: "Ya casi termino la edición (junto con Bill)".

Alfombras chinas

Con el asunto: "No te rías", Clinton le preguntó a un asesor, el 15 de diciembre de 2009, sobre algunas alfombras que vio cuando se reunió con el entonces presidente chino, Hu Jintao.

"¿Podrías contactar a tu amigo de protocolo en China y preguntarle si podría enviarme unas fotos de las alfombras de las salas en las que me reuní con POTUS durante el reciente viaje? Me encantaron los diseños y la forma en que estaban talladas. ¿Existe la posibilidad de que las consigamos?", preguntó Clinton.

Robert Yoon, Rachel Streitfeld, Dan Merica, Elise Labott, Jeff Zeleny, Eric Feigel, Eric Bradner y Stephen Collinson de CNN contribuyeron con este reportaje.