(CNN Español) - La decisión del gobierno de República Dominicana de expulsar a miles de haitianos es un duro golpe para Haití —el país más pobre del continente— y América Latina, opina Pedro Brieger.

Según el analista, los planes para regularizar a los haitianos —que han llegado asuelo dominicano desde 1929 y han visto crecer generaciones allí— han sido siempre tan complicados que muchos ni siquiera han podido comprenderlos o acceder a sus beneficios.

Mira la videocolumna arriba

Detrás de cada expediente hay una familia que sufre

Pedro Brieger