Nota del editor: Este texto fue publicado originalmente en julio de 2015

(CNN) - Según un estudio, los asesinatos masivos y los tiroteos en las escuelas se propagan de forma "contagiosa", ya que un asesinato o tiroteo aumenta las posibilidades de que ocurran otros dentro de las siguientes dos semanas.

El estudio, el cual fue publicado en la revista PLOS ONE, encontró evidencia de que los tiroteos en las escuelas y los asesinatos masivos —definidos como aquellos en los que mueren cuatro o más personas— se propagan de forma "contagiosa" y que alrededor del 20% a 30% de estos homicidios parecen ser el resultado de una "infección". El período de contagio dura alrededor de 13 días, según determinaron los investigadores.

Los investigadores reunieron los registros de tiroteos en las escuelas y asesinatos masivos de varios grupos de datos y los ingresaron en un "modelo de contagio" matemático. La propagación que encontraron no dependía de la ubicación, lo que lleva a los investigadores a creer que la cobertura de los medios de comunicación a nivel nacional de un tiroteo masivo posiblemente juega un papel importante. En promedio, los asesinatos masivos ocurren aproximadamente una vez cada dos semanas en Estados Unidos y los tiroteos en las escuelas suceden una vez al mes, según el estudio.

MIRA: Minuto a minuto: el tiroteo en Las Vegas es el más mortal en la historia de EE.UU.

"Lo que creemos que está sucediendo es que la cobertura de los medios de comunicación a nivel nacional funge como un 'vector' que afecta a las personas más vulnerables", dijo Sherry Towers, profesora de investigación de la Universidad Estatal de Arizona y autora principal del estudio.

Esas personas vulnerables son las que tienen acceso a las armas y tal vez están mentalmente enfermas, dijo Towers. Según demuestran los datos, una vez "infectada" al enterarse de un tiroteo a través de la cobertura de los medios nacionales, una persona es más propensa a cometer un crimen similar.

"Cuando les disparan a por lo menos tres personas, pero menos de cuatro son asesinadas, los informes de los medios de comunicación tienden a ser locales", dijo Towers. Estos tiroteos que fueron cubiertos por la prensa a nivel local, pero que no fueron cubiertos por la prensa nacional, no tuvieron el mismo efecto contagioso, según dijo Towers.

Katherine Newman, decana de la Universidad de Massachusetts Amherst y coautora de "Rampage: The Social Roots of School Shootings" (Ola de asesinatos: las raíces sociales de los tiroteos en las escuelas), dijo que la cobertura de los medios de comunicación podría dar lugar a delitos de imitación, pero que enfocar el centro de atención nacional en los asesinatos masivos y tiroteos en las escuelas también podría tener beneficios. Esto motiva a los estudiantes y adultos a revelar información sobre personas sospechosas.

Si se cuenta con mayor información por parte del público, quiere decir que habrá una mayor probabilidad de que se eviten los asesinatos masivos, dijo Newman, quien no participó en el estudio.

"Aunque la cantidad de tiroteos después de un incidente aumenta, existe un aumento aún mayor en cuanto al reporte de los casos de complot", dijo Newman. "Esto es porque la gente está atenta e informa sobre sus sospechas y preocupaciones".

Newman dijo que el mayor obstáculo para prevenir los tiroteos en las escuelas es lograr que las personas reporten todo lo que saben a las autoridades.

"Si queremos que los niños revelen información, tenemos que recordarles que estos crímenes horribles están ocurriendo", dijo Newman. "Debería ser parte del plan de estudios regular recordarles a los niños que estas cosas están sucediendo".

Jack Levin, un criminólogo de la Universidad Northeastern, dijo que lo que tiene mayor relevancia es la cantidad de cobertura de los medios de comunicación.

"Es la excesiva atención por parte de los medios de comunicación lo que crea el fenómeno de imitación. Convertimos en celebridades a los monstruos", dijo Levin, señalando que existen tarjetas de colección, figuras de acción y portadas de revistas en las que aparecen asesinos.

Los investigadores responsables del nuevo estudio también encontraron que los estados en los que se posee una mayor cantidad de armas eran más propensos a enfrentar asesinatos masivos y tiroteos en las escuelas. Por el contrario, los estados con leyes más estrictas de armas de fuego presentaban menos tiroteos masivos.

Levin dijo que cree que un alto número de armas de fuego es parcialmente responsable por la alta tasa de tiroteos masivos en Estados Unidos.

"Contamos con demasiadas armas semiautomáticas que pueden ser fácilmente ocultadas, sacadas de la casa y utilizadas contra compañeros de clase o quien sea", dijo. "El verdadero problema (en Estados Unidos) está relacionado con el hecho de que las armas están en las manos de la gente equivocada. Pero no se puede culpar del todo a las armas. Estados Unidos también lidera el mundo occidental en cuanto a homicidios en los que no se usan armas de fuego".

Towers sabe por experiencia que los incidentes de tiroteos pueden causar terror en toda una comunidad. Ella viajó por una reunión a la Universidad de Purdue, en Indiana, en enero de 2014 cuando el campus fue cerrado luego de que se reportaran tiroteos. Andrew Boldt, de 21 años de edad y estudiante de último año de Purdue, fue fatalmente baleado por otro estudiante, Cody Cousins. Conforme surgieron lentamente los detalles en relación al tiroteo, Towers dijo que sentía una mezcla de preocupación, alivio, culpa... y, finalmente, curiosidad.

"Me sorprendió que otros tiroteos ocurrieron casi al mismo tiempo", dijo Towers. "Supe ese día que debía estudiar eso más a fondo".

Recopilar información sobre tiroteos en las escuelas y asesinatos masivos no fue fácil, dijo Towers, señalando que "actualmente no se cuenta con una base de datos federal sobre estas tragedias".

Towers dijo que aún no se tienen respuestas para una serie de preguntas importantes y que crear información consistente sobre estos incidentes es el primer paso que se debe dar.

"Se necesita recopilar una base de datos oficial", dijo Towers. "Se debe abordar la dinámica en la sociedad para que podamos solucionar esta crisis de salud pública".