Abby Wambach celebra el campeonato mundial de fútbol femenino con su esposa Sarah Huffman, en Vancuver, Canadá. (Crédito: Kevin C. Cox/Getty Images)

(CNN) - Antes de este domingo, Abby Wambach, la capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos, lo tenía todo, menos la Copa Mundo.

Pero tan pronto selló la memorable victoria 5-2 sobre Japón, escogió una manera inolvidable para celebrar este triunfo.

En medio del ruido de la multitud y con las cámaras encima de ella, Wambach —una de las mejores jugadoras de la historia del fútbol femenino— corrió a la orilla del estadio y saltó a las gradas para besar a su esposa, Sarah Huffman.

Para muchos fanáticos, la tierna demostración de amor de la pareja, es un tributo perfecto al fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos por la legalización del matrimonio gay en todo el país hace más de una semana. Wambach y Huffman se casaron en 2013 en Hawai.

Fanáticos emocionados compartieron el momento en Twitter, con la etiqueta #LoveWins (El amor triunfa)

Pero hay otra razón por la que Wambach celebró con este beso: la jugadora profesional de 35 años dijo que este campeonato mundial sería el último en su carrera, y la última oportunidad para alcanzar el título mundial.

La dos veces medallista olímpica y jugadora del año de la FIFA en 2012, vio la mayoría del partido desde la banca, pero cuando entró como sustituta al minuto 79, el estadio se volcó de emoción gritando su nombre.

Cuando el partido terminó, los aficionados aplaudieron a Carli Lloyd, que marcó un 'hat-trick' memorable en sólo los primeros 16 minutos del partido. Lloyd entregó el brazalete de capitana a Wambach.

Fue un acto apropiado para Wambach, que fue llamada el “alma” del equipo de EE.UU. y es la jugadora que más goles internacionales ha anotado en la historia del fútbol: 183.

Ahora ella culminó su carrera con un hermoso beso, y el trofeo de la Copa Mundial.

EE.UU., campeón mundial

Estados Unidos alcanzó la victoria sobre Japón este domingo 5-2 con una espectacular actuación de Carli Lloyd, que tenía como misión llevar a su equipo a la victoria, por primera vez en 16 años.

Japón se puso en su camino, pero nunca tuvo la oportunidad de anotar como lo hizo la No. 10 de Estados Unidos para alcanzar la Copa Mundial Femenina.

Carli Lloyd, No. 10 del seleccionado estadounidense celebra su tercer gol durante el partido contra Japón con Megan Racione, #15, en el mundial de fútbol femenino en Canadá. (Crédito: Kevin C. Cox/Getty Images)

Carli Lloyd, No. 10 del seleccionado estadounidense celebra su tercer gol durante el partido contra Japón con Megan Racione, #15, en el mundial de fútbol femenino en Canadá. (Crédito: Kevin C. Cox/Getty Images)

De mano de la delantera estadounidense Carli Lloyd, catalogada como la estrella de estrellas de este domingo.

La capitana del conjunto estadounidense logró anotar los tres goles más rápidos de la historia, en los minutos 3, 5 y 16, poniendo a la delantera norteamericanos.

Es la primera vez que el equipo estadounidense levanta la Copa Mundial desde 1999.