(CNN)– Ali, de tan solo 18 meses, corre felizmente vestido con su nuevo pijama con rayas de tigre. Por primera vez en mucho tiempo, está limpio, algo a lo que su madre no lo podía ayudar mucho hasta ahora.

Ellos y muchos otros refugiados proceden de zonas de guerra, muchos han huido de Siria e Iraq. El parque en el centro de Belgrado, Serbia, donde están ahora, es un lugar de descanso, un lugar donde pueden comer, limpiar y refugiarse.

Pero no es su casa.

Serbia es la última parada para estas personas, que llegaron en barco a las costas de Grecia, viajaron a través de una frontera en tierra de nadie a Macedonia y luego se dirigieron hacia el norte. Han estado en el camino durante días, y todavía no termina. Muchos dicen que esperan establecerse en Europa Occidental, donde las perspectivas económicas y la inclusión en la Unión Europea les da una mejor oportunidad para una nueva vida.

Miles ven esto como el mejor camino hacia el futuro, creando lo que algunos llaman crisis más grande de migrantes en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El viaje no ha sido fácil, algo evidente mirando alrededor del parque de Belgrado. Una tienda de campaña médica establecida por las autoridades locales trata a los heridos y enfermos – niños entre ellos, con tos y fiebres después de esperar bajo la lluvia en la frontera en Macedonia. Algunos adultos tienen los pies y las piernas heridos de tanto caminar.

Sus luchas están claras, también, en la actividad alrededor de un camión de agua traído por las autoridades locales, donde las madres bañan a sus hijos, los hombres se lavan los pies y un niño llena de botellas de agua para su familia.

Cuando empieza a llover, los refugiados que descansan sobre la hierba verde del parque hacen las maletas. Algunos hallan refugio en un estacionamiento, otros se sientan bajo las sombrillas en la cafetería de un hotel cercano que ofrece wi-fi gratuito.

Estos refugiados dicen que han recibido la más cordial bienvenida aquí en Serbia, un país donde la gente recuerda lo que es vivir a través de la guerra.

Algunos en la nación de Europa del Este dicen que es natural para ellos ayudar.

"Nos sentimos muy mal por ellos. Recordamos nuestros propios problemas", dijo un trabajador del hotel serbio. "Sabemos que no son malas personas, no están más que huyendo de una mala situación."

Que estos visitantes sean bienvenidos por un período prolongado es otra cuestión.

El ministro de Trabajo serbio, Aleksandar Vulin, dijo a CNN el martes que su país nunca se "convertirá en un campo de concentración para estas personas. Estas personas tienen derechos, y uno de sus derechos es viajar libremente".

Vulin dijo que 7.000 personas cruzaron su país en una sola noche, y agregó que los migrantes no son considerados como una amenaza.

La preocupación puede ayudar, pero no significa que estos refugiados no están perdiendo su casa.

Un hombre, antiguo profesor, dice que salió de Iraq después de una milicia bombardeó su boda, matando a su hermano de 14 años. Lloró con sus alumnos cuando les dijo que se iba.

"Iraq es la cosa más preciosa que tengo", dijo. "Pero nos convertimos en extraños allí, nosotros (éramos) extranjeros en nuestro propio país".

Él viaja con sus amigos, entre ellos un periodista de Mosul, que se fue porque ISIS tomó el control de esa ciudad del norte de Iraq. Su grupo se acurruca bajo un árbol tratando de conectarse a la red de telefonía serbia. Al igual que muchos otros refugiados, reciben los mensajes en un idioma que no pueden leer.

En otras palabras, todavía no tienen cabida aquí, tampoco.

Sin embargo, una parte de su hogar está siempre con ellos. Algunos se reúnen alrededor de un hombre rasgueando un baglama, un instrumento de cuerda, y cantando una vieja canción kurda de Siria:

"Me he convertido en viejo siendo pobre

Me enviaron a mi exilio.

Mi cara se ha vuelto tan oscura.

¿Por qué me haces esto, oh mundo? "