Mark Moogalian y su esposa.

(CNN)– Cuando Mark Moogalian vio al atacante en el tren, fue el primero en enfrentarlo y trató de arrancarle un rifle de asalto.

Los dos hombres lucharon y Moogalian recibió un disparo en el cuello. El franco-estadounidense se desplomó en el suelo, sangrando.

Él hizo contacto visual con su esposa.

"C'est fini", le dijo Moogalian. "Se acabó".

"Realmente pensé que iba a morir", dijo su esposa, Isabelle Risacher Moogalian.

En una entrevista exclusiva, Risacher Moogalian dijo a CNN que su marido se hizo el muerto para evitar recibir un disparo de nuevo.

Moogalian era uno de los cinco pasajeros del tren de Amsterdam a París que trató de desarmar al hombre armado, quien tenía suficiente armamento para matar a todos a bordo.

El fiscal francés dijo que el sospechoso, Ayoub El Khazzani, tenía un rifle de asalto AKM con 270 rondas de municiones, una pistola Luger M80 con un cartucho completo, un arma blanca y una botella llena de gasolina.

"Me dije a mí mismo todo el mundo en este tren va a morir", dijo Risacher Moogalian.

Pero nadie murió, gracias a otros cuatro hombres que ayudaron a someter al agresor el viernes.

Moogalian se está recuperando en un hospital en Francia y podría ser dado de alta de la sala de emergencia el miércoles, dijo su esposa.

Una vez que se haya recuperado, será galardonado con la Legión de Honor – el más alto reconocimiento civil de Francia.

Los otros cuatro hombres que ayudaron a derribar al pistolero ya han recibido la Legión de Honor: el británico Chris Norman y los estadounidenses Anthony Sadler, Spencer Stone y Alek Skarlatos.