Amigos Jóvenes

(CNNExpansión) — Elegir una carrera es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona; deberá invertir entre cuatro y cinco años de su vida y un alto porcentaje del gasto familiar para obtener conocimiento que después utilizará para mantenerse económicamente.

Sin embargo, muchos jóvenes desertan de la universidad por tomar una decisión “al aventón”, o porque no fueron conscientes de las consecuencias a largo plazo que tendría su elección.

La deserción de carrera puede darse por diversos factores: perdida o nulo interés, falta de recursos económicos, problemas de salud, haberla estudiado por obligación y no por gusto, entre otras. Y las consecuencias de una mala decisión acaban en decepción, frustración familiar e individual y dinero y tiempo perdidos.

Según la Secretaría de Educación Pública, en México por cada 100 estudiantes que ingresan a las instituciones públicas de educación superior, egresan entre 58 y 60 estudiantes. “Hay un porcentaje de deserción de entre el 40 y 42%”, detalló para CNNExpansión.

Que tu hijo deje o cambie de carrera, puede impactar en tu bolsillo. Para evitar futuras sorpresas en el camino toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Enséñalo a decidir
Es un grave error que la elección de la licenciatura se dé en función de la empresa que tenga el padre o los contactos que tenga la mamá para que el hijo se inserte en ese mundo laboral.

“Es mejor abrir y fortalecer el canal de comunicación con tu hijo desde la secundaria para que en la preparatoria, cuando sea el momento de elegir, no sea difícil comentar este tema y llegar a un acuerdo”, digirió el consultor de Finanzas Personales México, Juan José Salas.

2. Ayúdalo a conocerse
Identifica junto con tu hijo cuáles son sus talentos naturales, aptitudes y debilidades. Invítalo a desarrollar y a fortalecer habilidades que no posee como aprender inglés o matemáticas. De tal manera que se le facilite estudiar la carrera que desea, recomendó Ana Estrada.

3. Busca nuevas carreras
Actualmente las universidades han desarrollado nuevas carreras que responden a tendencias o especializaciones. Pueden identificarse cuatro vertientes: carreras tradicionales, de la salud, verdes y digitales.

“El tiempo no vuelve, invita a tu hijo a que elija una carrera o especialización que tenga demanda en el futuro (cinco años después)”, recomendó Salas.

4. Acércalo al mundo real
Para que el estudiante sepa si realmente quiere estudiar dicha carrera, deberá platicar con personas que estén cursando la licenciatura, que ya hayan terminado y con quienes ya estén ejerciendla.

Si ya están en los últimos semestres, busca que lo más pronto posible comience a hacer prácticas profesionales, recomendaron los especialistas.

5. Pregúntale cómo se ve en el futuro
Si ya eligió carrera, analiza cuáles son las posibles vías o formas de ejercer la profesión. De tal manera que cuando tu hijo termine la carrera busque un trabajo que lo satisfaga y que coincida con su personalidad (introvertida o extrovertida), sugirió Estrada.

6. La carrera que elija debe ser rentable
La decisión de elegir una carrera también debe estar basada en el costo de la licenciatura o ingeniería, materiales y equipo que necesitará el estudiante. Como padre deberás contemplar los costos adicionales del transporte, comida, trabajos y salidas extras que necesite tu hijo.

Hagan las cuentas juntos y revisen en internet cuáles son los rangos de salarios a los que podrá aspirar cuando egrese. “Lo ideal es que pueda vivir con el 70% de sus ingresos y el 30% lo ahorre”, dijo Salas.

7. El tiempo ya pasó, ¿qué hago?
Si tu hijo se dio cuenta a mitad de la licenciatura que no era realmente lo que esperaba o al terminarla te entregó el título por cumplir y no la ejercerá, no todo está perdido. Apóyalo para que aproveche los conocimientos que adquirió durante ese tiempo.

Busca que en otra carrera le revaliden las materias que cursó o si ya decidió que va a probar algo totalmente diferente, complementa sus conocimientos con cursos, recomendó Estrada.

No descartes la posibilidad de consultar a un experto en orientación vocacional.