(CNN)– Donald Trump tuvo una reunión privada en Nueva York este martes con Javier Palomarez, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos.

El encuentro tuvo lugar en la oficina de la Trump Tower en Manhattan y duró algo más de una hora, según le dijo Palomarez a CNN. La conversación giró en torno  a la inmigración y el electorado hispano.

"Es interesante la dicotomía que hay entre el Donald Trump privado y el público. Él escuchó más de lo que habló", dijo Palomarez. "En ningún momento me interrumpió".

En un punto, Palomarez dijo que Trump bromeó diciendo que "no necesita el voto hispano", mientras hacía referencia a los altos puntajes de intención de voto que ha recibido en las encuestas.

"Pero creo que los dos sabemos que ya ha reconocido que de hecho sí lo necesita", añadió Palomarez.

Añadió que Trump honestamente expresaba su deseo de simpatizar entre la comunidad hispana diciendo: "Lo quiero. Siento que he sido tomado fuera de contexto y que he sido tratado injustamente y que mi nombre ha sido calumniado hasta cierto punto con esta audiencia".

Un vocero de Trump fue contactado para comentar sobre el encuentro pero no ha respondido.

Esta reunión llega en un momento crucial para Trump ya que muchos republicanos establecidos están preocupados de que la retórica controversial del magnate sobre los inmigrantes pueda perjudicar los esfuerzos que el partido ha hecho por acercarse a los votantes latinos.

Su fuerte discurso ha dominado la campaña desde el primer día cuando se refirió a los inmigrantes mexicanos que cruzan la frontera como "violadores" y criminales", hasta su más reciente episodio con el periodista de Univision Jorge Ramos.

La elección de palabras de Trump contra los mexicanos que entran a Estados Unidos ha despertado la indignación. Algunas de sus propuestas para frenar la inmigración ilegal –como construir un muro masivo en la frontera y la deportación masiva de los indocumentados– han alarmado a los grupos minoritarios.

Más temprano este año, la Cámara de Comercio Hispana respondió a los comentarios de Donald Trump sobre los mexicanos anunciando un boicot a todas las empresas y propiedades de Trump. Palomarez dijo que el boicot continuará visible en el futuro.

De acuerdo con la Cámara, la reunión del martes es una solicitud que llega desde el lado de Trump. La organización dijo que los consejeros del precandidato republicano expresaron interés en que se aclarara lo que ellos llamaron “caracterización errónea de los medios de comunicación” sobre los puntos de vista de Trump sobre la inmigración.

Antes de la reunión del martes, Palomarez dijo que la Cámara de Comercio Hispana estaba en claro “desacuerdo” con la posición del candidato sobre la inmigración, y que las propuestas de Trump sobre este tema podrían tener consecuencias “devastadoras”.

“Francamente no creemos que sea posible reunir a 11,5 millones de personas y de ninguna manera eficiente sacarlas del país. No veo cómo logísticamente podemos hacer que eso suceda”, dijo Palomarez. “Y digamos que eso podría tener un impacto muy negativo para la economía y creo que Donald ha discutido ese punto lo suficiente”.

Luego de la reunión, Palomarez dijo que ellos dos no hablaron directamente sobre el tema migratorio, aunque se refirió a la charla como una “conversación reflexiva”.

“No hubo grandes declaraciones del asunto”, dijo.

Una reciente encuesta de Gallup mostró que el 65% de los hispanos tienen un punto de vista desfavorable sobre Trump; 8 de cada 10 dijeron que tenían una opinión formada del candidato.

Sin embargo, Trump ha insistido a lo largo de su campaña que él tiene muchos seguidores de la comunidad hispana.