(CNNMoney)– El hackeo de Ashley Madison de hecho está destrozando matrimonios.

Este está exponiendo engaños, confirmando sospechas y manteniendo a los infieles despiertos por la noche mientras sudan frío.

Muchas personas que han sido directamente afectadas por la violación de datos del sitio de infidelidades AshleyMadison.com se han acercado a CNNMoney. Sus identidades y detalles han sido confirmados independientemente, pero ellos han hablado bajo la condición de anonimato.

La amante

Ana es una mujer de negocios altamente educada que, a sus 40 años de edad, está finalizando el divorcio con su esposo.

Se quedó hasta tarde el jueves pasado, enviándoles mensajes rápidos de texto a los ocho hombres casados ​​con quienes tuvo relaciones después de encontrarlos en Ashley Madison.

Ella dice que todos los hombres están preocupados de que sus esposas usen las herramientas de búsqueda que ahora están disponibles en línea para buscar los correos electrónicos que ellos usaron para registrarse en el sitio de infidelidades.

Mientras tanto, Ana está preocupada por su trabajo en las finanzas. Sus clientes son parejas y negocios pequeños. Estas son relaciones sumamente personales. Si ellos ingresan su dirección de correo electrónico en cualquier sitio de búsquedas disponibles de Ashley Madison, ella estará expuesta. Y podría incluso ser despedida.

"Yo podría perder negocios, contratos... ni si quiera estoy segura si el contrato con mi empleador tiene un cláusula de moralidad", le dijo ella el viernes a CNNMoney. "Esto podría ser muy perjudicial".

Ana afirma haber tenido más de 50 encuentros –de todo, desde "un benévolo almuerzo de coqueteo" hasta "tres días en una habitación de hotel con servicio a la habitación". Para ella, Ashley Madison era un parque infantil.

"Cariño, yo los devoraba a ellos", dijo ella.

La esposa del infiel

Kimberly es una neurofisióloga en Richmond, Virginia, que viaja mucho por negocios. Estaba atrapada en un vuelo en tierra cuando se encontró con la noticia sobre el hackeo de Ashley Madison en su teléfono inteligente.

Ella y su esposo habían estado teniendo problemas matrimoniales últimamente y pensó en buscar la dirección de correo electrónico de su esposo en una herramienta de búsqueda.

La búsqueda dio como resultado una coincidencia y ella inmediatamente lo llamó. Así es como ella recuerda la conversación:

"¿Qué sabes tú de este sitio web, Ashley Madison?", le preguntó ella.

"He leído un poco acerca de que los hackearon", respondió él.

"Bueno, busqué tu correo electrónico y lo encontré allí".

Fue entonces cuando él admitió que era un usuario del sitio, a pesar de que ha ido cambiando su historia.

"Todavía no sé la historia completa", le dijo Kimberly a CNNMoney. "Se terminó. Incluso si tan solo hubiera estado viendo... No confío en él".

Kimberly ahora está en casa de sus padres mientras que su esposo empaca sus cosas y encuentra un apartamento.

La que pronto estará divorciada

Esta semana no fue la primera vez que Stacy descubrió a su esposo siéndole infiel. En enero, ella encontró su iPad desbloqueado, abrió su colección de fotos y encontró fotos de él desnudo en la cama con otra mujer.

Ella lo sacó de su casa y presentó los papeles del divorcio esa misma tarde.

Justo ahora están finalizando el acuerdo de divorcio. Cuando Stacy supo que podía encontrar a los usuarios de Ashley Madison expuestos en línea, ella ingresó la dirección de correo electrónico de él. Sin duda alguna, él era un miembro.

Stacy no ha visto a su perfil. Ella no tiene idea de si realmente se acostó con alguien a quien encontró en el sitio de citas. Pero ella piensa que el hackeo masivo de documentos robados contiene información que le ayudará en su divorcio.

"Esto demuestra su conducta adúltera. Me daría más capacidad para negociar lo que estoy solicitando en el convenio", dijo.

Pero eso no significa que ella se sienta feliz con lo que descubrió. Y la presencia de su esposo en Ashley Madison seguía siendo una sorpresa.

"Si esto hubiera ocurrido en diciembre, yo quizás no hubiera hecho la búsqueda", dijo ella. "Simplemente hubiera estado en negación. A las mujeres que no tienen sospechas, les digo: de todas formas, comprueben. Esto es triste".