Hace un año, Peña Nieto llegó a su Segundo Informe destacando la aprobación de las reformas estructurales de la primera parte de su gobierno. (Crédito: Cortesía: Cepropie)

(CNNMéxico) - Con casi tres años de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, seis de cada 10 mexicanos afirman que aún no ven las mejoras que ofreció el mandatario durante su gestión, según una encuesta publicada este lunes por el diario Excélsior.

En la primera mitad de su gobierno, Peña Nieto y el Congreso han impulsado 11 reformas estructurales, pero solo 5% de los entrevistados por el diario dijo que “ya se están viendo” los resultados, mientras que el 60% dijo que no observa las mejoras prometidas para el país.

También el 54% dijo que en cuanto a su situación personal no observa las mejoras ofrecidas por el gobierno federal en lo que va de su administración, mientras que 9% dijo que sí ha sentido los beneficios de las nuevas leyes.

Los mexicanos dijeron que los temas que más les interesa que sean abordados son el desempleo, la inseguridad, los programas sociales y el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa.

La evaluación negativa sobre el rumbo del país creció: mientras que en marzo pasado 61% decía que el país va mal, para agosto la tendencia llegó al 68%, lo que representa el porcentaje más negativo desde 2012.

La encuesta fue levantada con la participación de 1.000 personas en entrevistas cara a cara. La confianza es del 95%, y el margen de error es de +/- 3.2%, según el diario.

Peña Nieto entrega un discurso durante una reunión de ministros en Los Pinos, el 27 de agosto de 2015. (Crédito: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images)

Peña Nieto entrega un discurso durante una reunión de ministros en Los Pinos, el 27 de agosto de 2015. (Crédito: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images)

Lo malo, lo bueno y lo feo del gobierno Peña Nieto

El desplome de los precios del petróleo por una sobreoferta mundial y la depreciación del peso por la expectativa de que el banco central de Estados Unidos inicie con el aumento de su tasa de interés aderezan este año las débiles expectativas de crecimiento económico para México.

A ello se le suma el gasto público y un desempeño titubeante de la economía estadounidense. Especialistas nos dicen qué ha sido lo bueno, lo malo y lo feo en materia económica del tercer año del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Lo bueno
Entre los factores positivos destaca la aprobación de las reformas estructurales, la estabilidad macroeconómica y el descenso de la tasa de desempleo.

"La aprobación de las reformas que habían sido imposibles durante 15 años, al menos el país se mueve en la dirección de cambios estructurales, aunque aún no sabemos qué tan profundos van a ser, pero ponen al país un paso adelante que al resto de América Latina”, indicó el director para América Latina de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño

Las variables macroeconómicas se han mantenido estables pese a la depreciación de 11,60% que acumula el peso frente al dólar en el año y la caída de 60% del precio de la mezcla mexicana en 15 meses.

“Entre lo bueno está que la inflación se ha mantenido bajo control; la implementación de la reforma educativa pese a las resistencias, el Sistema Nacional Anticorrupción y la ley de disciplina financiera para los estados”, dijo por su parte el director del Programa del Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Enrique Díaz-Infante.

Lo malo

Entre los aspectos negativos, los especialistas destacaron el débil crecimiento económico, así como el aumento de la pobreza y desigualdad.

“Un crecimiento mediocre, debajo de lo que necesitamos, así como un retroceso en materia de pobreza y desigualdad: el 1% de la población concentra el 21% del ingreso total, según el estudio ‘Desigualdad Extrema en México’”, comentó Díaz-Infante, quien agregó que la fuga de “El Chapo” Guzmán es una muestra de cómo la corrupción afecta a las instituciones.

Imagen del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo Guzmán", distribuida por el gobierno mexicano tras la fuga del líder del Cártel de Sinaloa de un penal de máxima seguridad.

Imagen del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo Guzmán", distribuida por el gobierno mexicano tras la fuga del líder del Cártel de Sinaloa de un penal de máxima seguridad.

“El crecimiento ha sido muy pobre a pesar de la euforia que el Gobierno generó y que se convirtió en desilusión y descontento en los mercados y quien paga por esto es la misma economía porque no logra incrementar los montos de inversión productiva”, dijo Coutiño. Esto porque en lo que va del sexenio el crecimiento es en promedio de apenas 2%.

“Entre lo malo es que la baja en el desempleo tiene una contraparte porque los empleos cada vez son más precarios. Los empleos creados son de uno a tres salarios mínimos y han disminuido los de más de cinco salarios mínimos”, señaló por su parte Esquivel.

Según cifras del INEGI, en el segundo trimestre del año, las personas que ganaban más de cinco salario mínimos sumaron 3,09 millones desde 3,92 millones al cierre de 2012.

Lo feo
Los escándalos de conflictos de interés han sido lo feo de 2015, además de los decepcionantes resultados de la primera parte de la Ronda Uno.

“No se ha avanzado en la reforma energética al ritmo que se requiere por el precio del petróleo y debido a que las condiciones de las subastas tal vez no fueron las mejores”, apuntó Aboumrad, de Finamex Casa de Bolsa.

“El Gobierno pesar de todo el discurso no solo no ha hecho mucho por dar una respuesta contundente a los problemas de corrupción, de tráfico de influencias y el uso del poder para beneficiar a unos cuantos, sino que también ha mostrado mucha opacidad al interior de los casos que han salido públicamente (…) Lo feo es la falta de transparencia y la imagen que da de continuar viviendo en un ambiente de corrupción”, dijo Alfredo Coutiño.

Para Esquivel, el punto malo será la situación fiscal que enfrentará el gobierno en 2016 con menores ingresos petroleros y recortes al gasto.